La fusión MasMovil y Orange ya tiene financiación

06 de junio de 2022

MásMóvil y Orange avanzan en su proyecto de fusión. Ambas compañías trabajan con la banca para contar, antes de verano, con el macropréstamo de 6.500 millones con el que apuntalarán su fusión, según indican fuentes financieras. Y aguardan contar durante las primeras semanas con el primer paso para ello: la opinión de las agencias de ráting.

Compartir en:

Orange y MásMóvil anunciaron la noticia del año tanto para el mercado español como para las telecos. La fusión de las dos compañías dará lugar al segundo operador del mercado español. Para respaldar la operación las partes negocian un macropréstamo de 6.500 millones para una compañía valorada en 20.000 millones. BNP Paribas es el banco designado para pilotar la operación. La entidad francesa trabaja ahora para tratar de perfilar el sindicato de bancos que le acompañará en la operación. Previsiblemente trabajarán en el préstamo Société Générale, Crédit Agricole, JP Morgan, Goldman Sachs, Santander, BBVA y CaixaBank.
Las dos compañías trabajan para que la fusión, que llevan negociando desde marzo, esté lista para finales de este mes. Cuando las dos firmas confirmaron sus negociaciones en exclusiva para fusionarse ya planteaban que las conversaciones culminasen durante el segundo trimestre del año. El calendario pasa en lograr un acuerdo antes de verano. La banca, por su parte, trata que el préstamo esté disponible también para entonces.

En este momento, la compañía y los bancos negocian con las agencias de ráting, de las que esperan obtener una calificación también antes de verano, un paso imprescindible para lanzar la nueva deuda. MásMóvil cuenta con una nota de B de S&P, B2 para Moodys y BB para Fitch. Cinco escalones por debajo del grado de inversión para las dos primeras agencias y tres escalones por debajo para la tercera agencia. Según las fuentes consultadas, los bancos involucrados no esperan que la nueva compañía obtenga aún el grado de inversión, si bien barajan que la nota sea privada. El préstamo será un crédito puente por unos 6.500 millones en total, que contará con un tramo en dólares y otro en euros. Con este paquete de deuda tanto Orange como los fondos dueños de MásMóvil –Cinven, KKR y Providence– se repartirán un dividendo de unos 4.000 millones. Está previsto que en los meses siguientes a la fusión la compañía refinancie este préstamo a través de emisiones de bonos y créditos que venderán a inversores institucionales (TLB, en la jerga). Y se sume a los 7.700 millones de deuda financiera bruta con los que cuenta MásMóvil, según el informe financiero a cierre de 2021.

Orange y MásMóvil crearán una joint venture con un valor conjunto de unos 20.000 millones y que se repartirán al 50%. El acuerdo supone valorar los negocios de la firma francesa en España de 8.100 millones y de MásMóvil de 11.500 millones, incluyendo la deuda que arrastra esta operadora. Buena parte de este pasivo corresponde con los 2.700 millones con los que los fondos de capital riesgo financiaron la opa de 2020. Colocaron también otros 2.000 millones para respaldar la compra de Euskaltel el verano pasado. Una vez obtengan el dictamen de las agencias de ráting y rubriquen la operación, el siguiente paso será ponerle precio. MásMóvil colocó el préstamo para financiar la opa del capital riesgo al 4,25%. En cuanto a sus dos emisiones de bonos, la de 2020 de 2.350 millones, fue colocada con un cupón al 4% y expiran en 2027. Los 500 millones que vendió en 2021 vencen en 2029 y pagan el 5,12%.
El previsible mayor endeudamiento de MásMóvil como resultado de la fusión y las cacareadas alzas de tipos en Europa, que dañan especialmente a la deuda high yield, han elevado el coste de estos títulos. Los de 2020 cotizan a una rentabilidad del 5,29% y los del 2021, al 7,83%. El precio de ambos está por debajo del 100% del nominal.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda