Repsol y PLD Space desarrollan combustibles renovables para cohetes espaciales

20 de octubre de 2022

Repsol y PLD Space, han firmado un acuerdo de colaboración pionero para impulsar el uso de combustibles renovables para vehículos espaciales.

Compartir en:

El acuerdo contempla tanto estudios de viabilidad para sustituir los combustibles actuales por otros producidos con materias primas sostenibles, como el diseño de nuevos combustibles renovables,
que se realizarán a medida en Repsol Technology Lab para los propulsores de los cohetes que fabrica PLD Space, en concreto, para los microlanzadores recuperables MIURA. De esta manera, ambas compañías avanzan en el objetivo promulgado por la Unión Europea de neutralidad climática para 2050.
Con este acuerdo, las dos compañías revolucionan el futuro de los combustibles para cohetes que actualmente emplean queroseno líquido similar al que se utiliza en la aviación civil, o bien, un combustible específico para cohetes denominado como RP-1.

Repsol formulará los nuevos combustibles a partir de materias primas renovables o recicladas. Concretamente, a partir de biocombustibles avanzados fabricados con residuos como materia prima o bien empleando combustibles sintéticos que se producen a partir de hidrógeno renovable y CO2 retirado de la atmósfera. De esta manera se consigue una reducción de la huella de carbono que puede alcanzar el 90% e incluso llegar a ser negativa.

PLD Space está desarrollando dos microlanzadores reutilizables, el suborbital MIURA 1 y el orbital MIURA 5, destinados a proporcionar servicios de lanzamientos comerciales a clientes de todo el mundo. Su familia de motores de combustible líquido, bautizada como TEPREL, está alimentada por queroseno y oxígeno líquido (KeroLOX). Actualmente, para MIURA 1 la firma utiliza combustible Jet-A1, el utilizado habitualmente en aviación, mientras que el propelente —la combinación de un combustible y el comburente, que habitualmente es oxígeno— previsto para MIURA 5 es RP-1, el estándar para motores cohete.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda