Las aerolíneas prevén 220 millones de asientos un 3,6% más que en 2019

18 de febrero de 2022

La recuperación del sector aéreo está en marcha, a la vista de los altos niveles de vacunación contra el covid-19 y de la menor gravedad de la variante dominante ómicron, y Aena ya lo percibe claramente en las reservas de capacidad. Para la temporada de verano, que va del último domingo de marzo al último domingo de octubre, el gestor aeroportuario ha recibido la programación de 220 millones de asientos, lo que implica un alza del 3,6% sobre la actividad operada en 2019.

Compartir en:

En momentos de normalidad de mercado las desprogramaciones que se producían en verano en los aeropuertos españoles apenas eran del 3% o 4%, según indican fuentes de Aena. Para la próxima temporada alta todo dependerá de la evolución de la pandemia, pero en la compañía pública impera cierto optimismo. "Incluso podrían darse noticias de mayor crecimiento desde mercados tan importante como el británico o el alemán", explican desde la compañía, "a la vista de que ómicron ofrecía incertidumbre a 31 de enero, que es cuando se cierra la presentación de las programaciones".

Este boom en las reservas de capacidad ha hecho que se haya variado el sistema de incentivos para animar la reactivación de la movilidad aérea. Donde se premiaba anteriormente la recuperación de rutas, se prima ahora el factor de ocupación de los aviones. Aena rebajará un 50% la tasa de pasajeros en los vuelos de corto radio o con destino u origen en Latinoamérica que superen ocupaciones del 80%. Y va más allá en destinos aún castigados por restricciones: las aerolíneas quedan exentas de la tasa de pasajeros a partir del 70% de ocupación en vuelos de largo radio con destino u origen distinto a Latinoamérica (esencialmente Oriente Medio, Asia, Norteamérica).
La política de incentivos de Aena ha acumulado descuentos por 82 millones de euros desde el verano de 2020. En este momento la recuperación se percibe con fortaleza en el segmento del corto radio y en el tráfico relacionado con Latinoamérica. También se aprecia mayor pulso en los aeropuertos turísticos.

Desde Aena se ha valorado positivamente esta tendencia a la vista de que el corto radio (vuelos de menos de 4.000 kilómetros) supone el 92% de los vuelos operados en España. Del mismo modo, se valora que Barajas se consolide en la salida de la crisis como puente entre Latinoamérica y Europa. Los 220 millones de asientos programados son un claro indicio de recuperación del turismo, sector esencial para la economía española y quizás el que más se ha visto afectado por la crisis sanitaria. Ahora las aerolíneas deben convertir la programación de asientos en billetes vendidos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda