Volkswagen producirá los nuevos modelos eléctricos urbanos en Martorell y en Pamplona

09 de diciembre de 2021

El Grupo Volkswagen ha confirmado que las plantas de Seat en Martorell y la de Volkswagen en Pamplona serán las encargadas de producir una nueva familia de vehículos eléctricos urbanos a partir de 2025.

Compartir en:

En el caso de la factoría catalana, será la encargada de producir vehículos eléctricos urbanos multimarca, mientras que la planta navarra producirá SUV eléctricos urbanos. Así lo ha confirmado el consejero delegado del Grupo Volkswagen, Diess, en la presentación de la ronda de planificación para el periodo 2025-2030. No obstante, ha dejado claro que estas inversiones están condicionadas "a las condiciones generales y a los inventivos gubernamentales", en referencia a la convocatoria de ayudas del Perte de automoción que el Gobierno publicará antes de final de año, tras el visto bueno de Bruselas.

Con esta decisión se resuelve el futuro de las plantas que el gigante alemán tiene en España, así como el de las empresas de la industria auxiliar. El propio director de Volkswagen Navarra, Haupt, confirmó en un encuentro con los medios de comunicación hace un mes que la factoría de Landaben necesitará entre "unos cuatro y cinco años" para adaptarse al vehículo eléctrico.
El objetivo estratégico para 2025/2026 es un rendimiento operativo sobre las ventas para el Grupo en el rango de entre el 8% y el 9%. Al mismo tiempo, los costes de inversión y desarrollo se reducirán a alrededor del 11% de los ingresos en la División Automotriz. Se espera que el flujo de caja neto ajustado para la División de Automoción (antes de fusiones y adquisiciones y salidas de diésel) supere los 15.000 millones de euros al año en 2025/2026.

Para este año, el Grupo ha confirmado su objetivo de margen operativo en el extremo superior del rango del 6% al 7,5%. Las entregas a los clientes rondarán los 9 millones. Este año, se logró un buen progreso con el programa de costos fijos, de modo que, a finales de septiembre, los costes fijos se habían reducido en un 8% en comparación con 2019. Se apunta a una reducción del 10% para 2023.

Por otra parte, La parte del gasto total que se invertirá en tecnologías futuras hasta 2026 se ha elevado en seis puntos porcentuales, pasando del 50% al 56% en la planificación anterior. Se ha destinado alrededor de 89.000 millones de euros para la movilidad eléctrica, la hibridación y la digitalización, lo que supone 16.000 millones de euros más que en la Ronda de planificación anterior. El requisito de inversión adicional se debe principalmente al aumento acelerado de la movilidad eléctrica como parte de la Green Deal, así como el establecimiento de gigafábricas de baterías propias y la integración vertical en la cadena de valor de las baterías.
Para 2030, el grupo espera que casi un tercio de los ingresos en el mercado mundial de la movilidad provengan de servicios basados en software. Para aprovechar este potencial, se han destinado 30.000 millones de euros a la digitalización de productos y la empresa, incluida la conducción autónoma, para 2026, un aumento de alrededor del 10% con respecto a la planificación anterior.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda