Iberdrola obtiene el permiso de impacto ambiental para un nuevo proyecto en Extremadura

19 de septiembre de 2022

Iberdrola ha obtenido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para la construcción en la localidad cacereña de Cedillo de un nuevo gran proyecto fotovoltaico, de 375 MW. Esta nueva planta tendrá capacidad suficiente para abastecer de energía limpia a 178.000 hogares, superior a la población de una ciudad como Badajoz, y evitará la emisión de 77.000 toneladas de CO2 al año.

Compartir en:

La instalación contará con más de 576.000 módulos fotovoltaicos bifaciales que permiten una mayor producción, al contar con dos superficies sensibles a la luz. De esta forma, podrá producir más de 582.400 MWh anuales de energía autóctona verde. Una cantidad que hubiera requerido de más de 97 millones de metros cúbicos de gas para ser generada por un ciclo combinado.
Su construcción supondrá además un impulso para la cadena de suministro relacionada con la transición energética con la participación de proveedores locales como Faramax, de Malpartida de Plasencia, que aportará los transformadores. Las torres de la línea eléctrica de evacuación serán de IMEDEXA, de Casar de Cáceres. Los trabajos contribuirán también a la creación de empleo, con la generación de hasta 800 puestos en los periodos punta. Además, los estudios ambientales han sido realizados por Ecoenergías del Guadiana, también extremeña

La energía producida por la planta se evacuará a través de una subestación encapsulada que presta también servicio a otras dos instalaciones fotovoltaicas de 100 MW de capacidad conjunta y a una central hidroeléctrica de casi 500 MW ubicadas en el mismo municipio. Esta subestación ha supuesto un importante reto tecnológico y logístico para garantizar el mínimo impacto ambiental en el entorno del Parque Natural del Tajo Internacional, un área protegida entre España y Portugal. Fabricada en Italia y transportada en contenedores de más de 50 toneladas, esta infraestructura ocupa solo 300 m2, frente a los 10.000 m2 de terreno que suelen necesitar los equipamientos de estas características.

Este proyecto - respaldado por el Ayuntamiento y la Sociedad Agraria de Cedillo - se ubicará en una finca comunal propiedad de gran parte de los vecinos de la localidad, que podrán continuar con su actividad ganadera en el mismo espacio.
La localidad de Cedillo es una muestra de la contribución de las energías renovables al desarrollo sostenible de las zonas rurales. Iberdrola tiene previsto poner en marcha en este municipio la primera comunidad solar de España para un pueblo completo. Gracias a esta iniciativa todos los habitantes de esta localidad disfrutarán de un ahorro del 50% en la factura de energía de su consumo eléctrico.
Para ello, la compañía instalará plantas de pequeña fotovoltaica con una potencia conjunta de 340 kW en las cubiertas de instalaciones municipales y en un terreno cedido por el Ayuntamiento. Iberdrola asumirá la inversión total del montaje y gestión de este sistema de autoconsumo colectivo, que se pondrá en funcionamiento a principios de 2023.

Principal promotor de la energía solar fotovoltaica en España

La nueva planta fotovoltaica de Cedillo se suma a los otros 12 proyectos fotovoltaicos que está ejecutando en la actualidad la compañía, principal promotor de esta tecnología en España. Las iniciativas en construcción cuentan con 630 MW, la mitad de ellos ubicados en Extremadura, donde Iberdrola está construyendo las plantas de Almaraz I y II (80 MW), que se conectarán a la red este mismo año, y el complejo Tagus en Alcántara, compuesto por cuatro plantas con una capacidad total de 200 MW.
Además, la compañía está ejecutando en Castilla y León, Castilla- La Mancha y Andalucía otras ocho instalaciones de esta tecnología, que sumarán un total de 271 MW. Se trata de las plantas de Villarino (50 MW) en Salamanca; Valbuena (50 MW) y Manantiales (30 MW), en Guadalajara; el proyecto Guillena (144 MW), en Sevilla; Cespedera (27 MW) en Cádiz; y Virgen de Aremos III (50 MW), en Palencia.

Adicionalmente, Iberdrola tiene previsto iniciar este mismo año la construcción de otros seis proyectos que aportarán 793 nuevos MW solares, en cuatro comunidades autónomas: Ciudad Rodrigo (318 MW), en Salamanca; Fuentes (50 MW), Peñarrubia (50 MW) en Murcia; y la mencionada Cedillo, en Cáceres. Entre los proyectos puestos en marcha en lo que va de año destaca el proyecto ‘Francisco Pizarro’ que, con 590 MW de potencia, es la fotovoltaica más grande de Europa y la mayor planta de este tipo del grupo Iberdrola en el mundo. Compuesta por 1,5 millones de módulos fotovoltaicos, generará energía limpia suficiente para abastecer a más de 334.000 hogares y evitar la emisión a la atmósfera de 140.000 toneladas de CO2 al año.

10.000 nuevos MW en España, hasta 2030

Extremadura es una de las regiones europeas más ricas en recursos naturales y un enclave fundamental para el desarrollo de la energía solar. La región se ha convertido en la punta de lanza de la apuesta de Iberdrola por el impulso de las renovables en España. El plan inversor de la compañía prevé la instalación de 10.000 nuevos MW en el país, hasta 2030. Un desarrollo en el que la región extremeña está jugando un papel clave.
Solo en el periodo 2020-2025, Iberdrola habrá instalado más de 2.800 MW renovables en Extremadura, con una inversión por encima de los 1.700 millones de euros y la generación de unos 7.400 puestos de trabajo en el quinquenio.
El grupo Iberdrola empezó a apostar por las energías renovables hace más de dos décadas como un pilar fundamental sobre el que construir su modelo de negocio limpio, fiable e inteligente. Gracias a esta visión, la compañía es hoy en día un líder mundial en energías renovables, con 38.000 MW de capacidad renovable instalada en todo el mundo – 19.370 MW en España - a cierre del primer semestre de 2022, y abandera la transición energética hacia una economía baja en emisiones.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda