Endesa supera previsiones con un beneficio de 1.902 M€

22 de febrero de 2022

Endesa ha presentado los resultados del año 2021. Un ejercicio condicionado por las turbulencias en los mercados gasísticos internacionales que han generado precios eléctricos récord en Europa y, también, por los relevantes desarrollos regulatorios a escala nacional y europea. En esta compleja coyuntura, la compañía ha sido capaz de batir sus previsiones de cierre de año anunciadas al mercado en el Capital Markets Day del pasado noviembre.

Compartir en:

Al mismo tiempo, los avances en la descarbonización de su mix energético -cierre de la central de Litoral y conexión de 626 MW de nueva potencia solar y eólica- permiten avanzar hacia la meta del cierre total del negocio de carbón en toda España en 2027.
En cuanto al desempeño económico, Endesa ha logrado un beneficio ordinario neto de 1.902 millones, un 11% inferior al de 2020. Pero, al mismo tiempo, un 12% superior a la estimación de 1.700 millones comunicada en noviembre. Gracias a ello, el dividendo a repartir a los accionistas superará las estimaciones en un 11%, hasta situarse en 1,44 euros por acción. Endesa abonará el 80% de su beneficio ordinario neto de 2021 a sus accionistas, porcentaje que se situará en el 70% sobre los beneficios de 2022, 2023 y 2024 para adecuarlo a la inversión bruta prevista para los próximos años: 7.500 millones entre 2022 y 2024, y una estimación de 31.000 millones en total hasta el año 2030.

El beneficio neto atribuido a la sociedad dominante, que tiene en cuenta los impactos extraordinarios del ejercicio, crece el 3% hasta 1.435 millones. Un alza que se logra pese a contabilizarse un deterioro de los activos de generación eléctrica en los territorios no peninsulares (Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla) de 652 millones. Este deterioro está relacionado con la situación prevista de los mercados de materias primas y los costes que se prevén recuperar en la regulación por estos conceptos, así como con los cambios contemplados en la estructura de generación futura y sus efectos en la generación térmica actual. Se suma a los deterioros en el negocio no peninsular ya contabilizados en 2019 y 2020 por 404 y 338 millones, respectivamente.

En cuanto al ebitda (beneficio bruto de explotación), crece el 6% respecto a 2020 y se sitúa en 4.278 millones. Una cifra que es un 7% superior a la estimación de cierre de año anunciada al mercado. Este crecimiento su sustenta en dos pilares: primero, la contabilización de ingresos extraordinarios de 300 millones derivados de la anulación judicial del canon hidráulico 2013-2020 y de otros 186 millones por la recuperación de los costes de CO2 del año 2006 igualmente por sentencia judicial; y, segundo, en esfuerzos de gestión en los distintos negocios para tratar de paliar el impacto de la citada subida excepcional de los precios del gas.

El 64% del ebitda se obtiene de actividades alineadas de acuerdo con el Reglamento de la Taxonomía de la UE. Además, la empresa desglosa por primera vez en estos resultados de 2021 la evolución del ebitda por líneas de negocio: redes, clientes, renovables y generación convencional. El impacto del desafiante contexto de mercado se deja notar fundamentalmente en este último segmento, mientras que son destacables las alzas en EBITDA registradas en renovables (91% más por las citadas resoluciones judiciales sobre canon hidráulico y CO2) y clientes (un 9% más), mientras que redes retrocede un 3% en línea con las expectativas por la menor remuneración regulada

Durante 2021, la empresa ha continuado su senda decidida de descarbonización del mix de generación. Primero, con la obtención de la licencia de cierre de la central térmica de Litoral (Almería), que ha supuesto dar de baja 1.100 MW de potencia de carbón. Tras ello, sólo resta la clausura de la planta de As Pontes (1.400 MW) para culminar la salida del negocio de carbón en la Península Ibérica, lo que dejará operativos sólo 240 MW con esta tecnología ubicados en Baleares.
Apenas el 1% de los ingresos de Endesa en el año ha procedido de su negocio de generación con carbón y la proporción de electricidad procedente de este combustible fósil sobre el total de la producción de Endesa ha sido igualmente de sólo un 1%. La compañía ha presentado planes de Transición Justa para todos los emplazamientos donde venía explotando centrales de carbón. De hecho, la propuesta de Endesa para reconvertir la planta de carbón de Pego (Portugal), que cesó su producción en noviembre, a un complejo de renovables e hidrógeno verde ha recibido preliminarmente este mes de febrero la puntuación más alta de todas las presentadas al Gobierno luso.

En segundo lugar, el volumen de potencia instalada en fuentes renovables (hidráulica, solar y eólica) creció en 626MW, hasta cerrar el año en 8.300MW. Gracias a este aumento de la potencia limpia, unido al retroceso de la capacidad instalada de carbón, la producción eléctrica de Endesa en la Península Ibérica libre de emisiones de CO2 se situó en el 82%. Además, el porcentaje de potencia instalada libre de emisiones sobre el total alcanza ya el 69%, cinco puntos más que a cierre de 2020. Para el desarrollo de su plan inversor 2022-2024, y para materializar las previsiones cara a 2030, Endesa tiene una cartera de proyectos en diferentes grados de madurez administrativa de 77.000 MW, cifra que supone un fuerte crecimiento respecto a la cartera existente a final de 2020 (que se situaba en 42.000 MW).
De esa cartera total, 15.000 MW corresponden a proyectos de almacenamiento y baterías y otros 11.000 MW se encuentran en un avanzado estado de madurez administrativa. A su vez, de estos últimos Endesa tiene ya en ejecución proyectos por 2.000 MW que entrarán en operación antes de final de 2024.

Cabe destacar que la inversión bruta ejecutada en 2021 ascendió a 2.200 millones de euros (2.172 M€), lo que supone un 5% más de la estimación inicial (que era de 2.100 millones) y un 33% más que en 2020. Del total de inversión acometida, el 75% está alineada con la ya citada taxonomía verde aprobada por la Comisión Europea. Tras un año 2020 en el que la intensidad competitiva en el mercado español fue especialmente relevante, Endesa ha reaccionado poniendo el foco en la generación de ofertas que ofrezcan valor al cliente. Gracias a ello, se ha revertido la pérdida de clientes en el mercado liberalizado y se ha cerrado el ejercicio con un crecimiento del 3% de la base de consumidores en este segmento, hasta los 5,9 millones en España y Portugal. Al mismo tiempo, la fuerte subida experimentada por la tarifa regulada (PVPC) en España ha llevado a un descenso del 8% en el número de clientes acogidos a ella, hasta 4,4 millones. En total, Endesa cierra el año con 10,3 millones de clientes eléctricos.

Otros indicadores de la actividad comercial también muestran signos de buena salud como el número de contratos digitales, que se incrementa un 16%, hasta los 6,6 millones. O el volumen de clientes que reciben su factura digitalizada, que se sitúa ya en 5,8 millones, un 32% más que un año antes.

En cuanto al impulso a la electrificación, la red de puntos de recarga tanto públicos como privados ha crecido un 34% en el ejercicio hasta los 9.500, al tiempo que el número de puntos de recarga para autobuses se ha multiplicado por tres alcanzando los 35 operativos. Durante 2021, las ventas brutas de electricidad ascendieron a 87,8 teravatios/hora, un 1% menos debido a las menores ventas a clientes minoristas tanto regulados como del mercado liberalizado. Las ventas a clientes empresariales e industriales en el mercado libre crecieron hasta 57,2 teravatios/hora

La operativa financiera sostenible ha alcanzado un récord durante 2021. En total, el 60% de la deuda bruta de 10.378 millones a cierre de año está ligada a criterios de sostenibilidad, con el objetivo de alcanzar el 80% en 2024. En total, el volumen de operaciones financieras de distinto tipo firmadas en el año y vinculadas a sostenibilidad suma 15.400 millones. La compañía se mantiene además como una de las empresas con un coste de financiación más bajo: cerró el ejercicio con un promedio del 1,5%, dos décimas menos a final de 2020. La ratio de deuda neta sobre ebitda se incrementó hasta 2,1 veces debido, fundamentalmente, al pago de mayores dividendos y al incremento en la cifra de inversión.
Con carácter general, más allá de esta operativa financiera, la apuesta global por la sostenibilidad ha sido reconocida de manera generalizada y positiva por parte de los principales índices mundiales de evaluación de este vector. Algunos ejemplos de ello son: VigeoEiris, que sitúa a Endesa como segunda empresa mundial y primera de la clasificación sectorial de Electricidad y Gas; S&P Dow Jones coloca a la empresa quinta del listado de empresas eléctricas; FTSE puntúa a Endesa también con el primer puesto mundial en empresas eléctricas con un 4,9 sobre 5; MSCI otorga un rating de sostenibilidad AAA, el más alto posible; Sustainalytics la clasifica en el puesto 21 de 295 en utilities eléctricas y 76 sobre 661 en el conjunto de empresas utilities; para CDP, Endesa es líder absoluto; y la eléctrica es una de las 100 empresas globales incluidas también en el Bloomberg Gender Equality Index.

En este mismo sentido, el 52% del free-float de Endesa en bolsa está en manos de accionistas que se guían por criterios ESG (Environmental, Social and Governance) a la hora de decidir su inversión. Precisamente para profundizar en el cumplimiento de estos criterios ESG, la compañía tiene previsto incrementar a lo largo de 2022 el peso de las mujeres en su consejo hasta el 40% del total desde el 36% de cierre de 2021.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda