Y Endesa se apunta a la renegociación de contratos

30 de septiembre de 2021

Endesa instará a los grandes clientes a renegociar los contratos de suministro eléctrico a largo plazo afectados por las medidas aprobadas por el Gobierno para amortiguar el impacto del encarecimiento del mercado mayorista eléctrico (pool) por la subida del gas en el recibo de la luz de hogares y empresas.

Compartir en:

Entre esas medidas, aprobadas por real decreto-ley, figura que nucleares, hidroeléctricas y renovables sin primas tengan que devolver los beneficios "extra" que generen hasta marzo de 2022 al calor de los altos precios de un recurso que no usan, así como que las grandes eléctricas tenga que subastar parte de su generación entre comercializadoras e industrias.
Estas medidas levantaron las críticas de la práctica totalidad del sector por considerar que ataca a la viabilidad de los contratos bilaterales de suministro cerrados hace meses a precios fijos y muy inferiores a los que del pool, actualmente en máximos históricos. Según han explicado a Efe fuentes de Endesa, pese a la situación excepcional de elevados precios en los mercados mayoristas, siempre han mantenido la validez de las condiciones de sus contratos con precio fijo.

Desde los inicios de la comercialización hasta hoy, Endesa, una vez firma un precio fijo, realiza las coberturas necesarias para poder garantizar a sus clientes los compromisos asumidos, "gestionando con profesionalidad los riesgos de estos mercados con independencia de su evolución", según la misma fuente. Sin embargo, el real decreto-ley 17/2021 "empuja a Endesa a una nueva situación no provocada por tensiones competitivas del mercado sino por el regulador, ya que anula de facto la validez de las coberturas realizadas". A modo de ejemplo, desde la compañía han explicado que si un cliente firmó en diciembre de 2020 para su suministro de 2022, con una referencia de precio energía de 50 euros megavatio hora (MWh), por esta energía, la compañía no ingresará el precio de los mercados spot (diario), actualmente en unos 140 euros.


La nueva regulación no tiene en cuenta esta realidad y obliga a la central a minorar sus ingresos como si estuviera vendiendo su energía en el mercado, con lo que la operación arrojaría un ingreso negativo antes de ningún gastos o amortización de 40 euros/MWh (incluida una minoración por decreto de 90 euros/MWh). "El real decreto-ley no solo nos deja esta minoración de ingresos, sino que también tendremos que subastar de manera obligatoria parte de la generación, que como en el caso anterior también está comprometida con otros clientes a precio fijo provocando el mismo efecto que hemos explicado", han subrayado desde Endesa. Por ello, la compañía está analizando las diferentes alternativas para mitigar el impacto sufrido como consecuencia de real decreto-ley y, por supuesto, entre ellas está la renegociación de los contratos con los clientes cuyos contratos de precio fijo estén cubiertos por las plantas afectadas por la nueva legislación, han apuntado las mismas fuentes. Con el mecanismo de minoración de beneficios de nucleares, hidráulicas y renovables, el Ejecutivo calcula captar unos 2.600 millones de euros, que se destinarían a reducir la parte regulada del recibo de la luz y de los que el 80 %, unos 2.000 millones, corresponderían a Endesa e Iberdrola, según fuente del mercado.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda