CEPSA: inversiones por mas de 5.000 M€ de su plan verde

30 de marzo de 2022

Cepsa ha anunciado su nueva 'Estrategia 2030', que tuvo que posponer primero por la pandemia y más tarde por la reorganización de su alta dirección. El nuevo plan de la empresa que dirige desde enero Wetselaar confirma que Cepsa quiere desprenderse del 'sambenito' petrolero y consagrar su compromiso con la transición ecológica, con una hoja de ruta que contempla 5.000 millones de inversión verde y la separación progresiva de los negocios 'marrones' dentro del grupo.

Compartir en:

La compañía propiedad de Mubadala, el fondo soberano de Abu Dabi, y Carlyle ha confirmado su intención de "dotar de autonomía" al área de Química -cuyo proceso de venta avanza con paso firme- y a la división de Exploración y Producción. El objetivo de la empresa es potenciar el valor de estas áreas y abordar el salto definitivo al negocio verde. El plan de Cepsa prevé inversiones de hasta 8.000 millones de aquí a 2030, una cifra histórica. Del total, un 60% se destinará a proyectos sostenibles, lo que deja casi 5.000 millones de potencia de fuego para consolidar el giro verde del grupo. La idea es que, para esta fecha, el 50% del beneficio bruto de explotación (ebitda) de la compañía lo aporten los activos alineados con la transición energética, un salto de altura frente al 14% que representan en 2022.
La compañía ha puesto el foco en el hidrógeno verde, con el objetivo de liderar la producción de este combustible verde en España y Portugal para el año 2030, con una capacidad de 2 GW. La empresa prevé volcar sus esfuerzos en conquistar la exportación de hidrógeno renovable al continente europeo, África y Oriente Medio.
La ambición del plan de Cepsa en el desarrollo de una cartera de proyectos de energía solar y eólica es más moderada. La idea de la compañía es explotar un portfolio de hasta 7.000 MW para su propio consumo, de los cuáles 1.500 megavatios ya tienen conexión a la red.

La transformación que afronta Cepsa está en línea con la carrera que mantienen otros gigantes del negocio de hidrocarburos como Repsol o BP para consagrarse como actores relevantes de la transición energética. El objetivo que se ha marcado la empresa que dirige Wetselaar de alcanzar las alcanzar cero emisiones netas en 2050, tamién se lo han impuesto otros competidores como el propio Repsol.
La compañía ha anunciado el plan estratégico en un momento de total convulsión en el sector energético por los efectos de la invasión rusa de Ucrania. Otras como Iberdrola han preferido posponer la publicación de su hoja de ruta hasta que las aguas del mercado eléctrico vuelvan a su cauce. Más allá de la volatilidad de los precios de luz, gas y carburantes, las energéticas del país encaran una importante agitación en el terreno regulatorio. Este mismo martes, el Gobierno aprobó una batería de medidas para aplacar la crisis energética que incluye la imposición de importantes rebajas al combustible para las petroleras que operan en territorio nacional.

Cepsa está decidida a convertirse en un peso pesado de la movilidad eléctrica. La compañía tiene previsto crear, en alianza con Endesa, la mayor red de recarga eléctrica ultrarrápida en carretera de España y Portugal, lo que se traduce en una ratio mínima de un cargador de 150 kW cada 200 kilómetros en las principales carreteras y vías interurbanas. Además, el grupo se ha marcado el objetivo de levantar, para 2030, una estación de repostaje cada 300 kilómetros en los corredores que conectan España con Europa.
El grupo también ha anunciado que dará un giro a su red de gasolineras, la segunda mayor del mercado ibérico con alrededor de 1.500 puntos de suministro. El plan de la compañía contempla incluir en estas instalaciones desde alimentos frescos hasta parafarmacia, comercio electrónico, puntos de recogida de paquetería y servicio de lavado sostenible de vehículos, así como soluciones multienergía para el repostaje en carretera.
La energética quiere sacar partido a su actual posición de referencia en el abastecimiento de carburante para el sector aéreo (35% de cuota de mercado), para consagrarse como proveedor de referencia de combustible sostenible para la aviación (SAF). Según los cálculos de la compañía, podría alcanzar una producción anual de 800.000 de toneladas.


El diesel podría escaear

El consejero delegado de Cepsa, Maarten Wetselaar, ha asegurado este miércoles que en un "escenario hipotético" en el cual se detengan por completo los flujos de diésel procedentes de Rusia se podría llegar a una situación de falta de suministro de este tipo de combustible en Europa. "El suministro de diésel a Europa depende mucho del que procede de Rusia. Estos flujos hoy continúan, pero no con el mismo ritmo que antes y por ello el precio ha subido", ha aseverado Wetselaar durante la presentación de la nueva estrategia de Cepsa.
En esa línea, ha señalado que si los flujos actuales se mantienen, "el impacto fundamental va a ser un aumento de los precios del diésel" porque habrá que importarlo desde otras partes del mundo, como Oriente Medio y Asia, "algo que ya está empezando a ocurrir", ha matizado.

"En un escenario hipotético en el que los flujos de diésel se detengan por completo creo que va a ser difícil responder (...) y sí que podríamos llegar a esa situación (de desabastecimiento)", ha subrayado el consejero delegado de Cepsa. Sobre ello, ha señalado que desde la compañía están "trabajando muy duro" para asegurar el suministro, que sus refinerías están produciendo "todo lo rápido que pueden" y también que están buscando cargamentos de importación cuando se ofrecen.


Los descuentos en los combustibles fue un "acuerdo"

Por otro lado, ha afirmado que la bonificación mínima de 20 céntimos por litro de combustible para toda la ciudadanía aprobada este martes por el Gobierno, de la que el Estado asumirá 15 céntimos y las petroleras un mínimo de cinco, ha sido fruto de un "acuerdo" y no de una "imposición normativa". "Entiendo totalmente que en un momento de crisis esas intervenciones se producen y, en la medida de lo posible, se basan en conversaciones y en acuerdos y no en imposiciones normativas. Esa es nuestra experiencia en este caso", ha aseverado Wetselaar este miércoles durante la presentación de la nueva estrategia de la compañía.
Sin embargo, ha advertido de que el mercado en el que opera su empresa está, en principio, "desregularizado", y ha subrayado que va a ser "importante" que se restablezca ese modelo "en cuanto se pueda". "Creo que eso también es lo que quiere hacer el Gobierno", ha valorado.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda