Iberdrola instala en Burgos la subestación más sostenible de España

29 de abril de 2022

i-DE, la distribuidora de Iberdrola, y Siemens Smart Infrastructure avanzan en su compromiso por impulsar la sostenibilidad y contribuir a la lucha contra el cambio climático con la instalación por primera vez en España de una nueva tecnología libre de gases fluorados en la subestación trasformadora burgalesa Merindades.

Compartir en:

La solución innovadora Clean Air del portafolio de productos Blue de Siemens, compuesta exclusivamente por elementos naturales, es respetuosa con el medio ambiente, ofrece un sencillo reciclaje al final de su vida útil y mejora notablemente la sostenibilidad de la instalación al sustituir los gases fluorados. Asimismo, con un potencial de calentamiento global inferior a uno, estos tableros de distribución de media tensión NXPLUS C 24 de Siemens conservan las ventajas de las celdas con aislamiento de gas, como la operación sencilla y segura durante el funcionamiento y el tamaño compacto.

Con 2,4 millones de inversión, i-DE avanza en la construcción de esta importante infraestructura que suministrará energía a más de 10.000 clientes y cubrirá las necesidades de las más importantes industrias del polígono industrial de Villarcayo. Además, con esta subestación, la compañía de distribución de Iberdrola se adelanta a los requerimientos legales recién publicados por las autoridades europeas en relación con el reglamento de gases fluorados.
Iberdrola es hoy un líder energético global, el primer productor eólico y una de las mayores compañías eléctricas por capitalización bursátil del mundo que tiene como objetivo ser neutra en emisiones de carbono en Europa en 2030. Para lograr este objetivo, está implementando sistemáticamente su modelo de negocio sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

El cuidado y protección del medio ambiente es una prioridad que queda recogida en la Política medioambiental del grupo Iberdrola y que es asumida e impulsada por i-DE para que en todos los niveles de la organización se integre en la planificación y desarrollo de sus actividades, la consideración y el respeto por el medio ambiente. Dicha política se concreta en una serie de líneas estratégicas de carácter ambiental, denominadas Directrices Ambientales, que indican las prioridades de ejecución con el objetivo de minimizar la huella ambiental.

En España, i-DE gestiona más de 260.000 km de líneas eléctricas. Asimismo, cuenta con más de 97.000 centros de transformación en servicio y más de 1.000 subestaciones para ofrecer el mejor servicio a sus clientes. La transformación de las redes en una infraestructura robusta, flexible e inteligente permite dar respuesta a los retos de la electrificación del sistema eléctrico, con una mayor integración de renovables, el desarrollo de la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el consumo descentralizado (autoconsumo) y un consumidor con mayor capacidad de decisión y conectividad.

La distribuidora de Iberdrola seguirá promoviendo en España sus infraestructuras de redes eléctricas, claves para garantizar la transición hacia una economía sin carbono.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda