Muchos directivos temen las consecuencias de las decisiones tomadas durante la pandemia

22 de noviembre de 2021

El estudio ‘Management Liability’ de QBE muestra la evolución de las responsabilidades profesionales de los altos directivos de las empresas y las preocupaciones derivadas de decisiones tomadas durante la pandemia.

Compartir en:

Llama la atención el aumento de las responsabilidades y competencias para el 69% de estos directivos. En cambio, para un 5% disminuyeron. El aumento de las responsabilidades ha tenido un impacto negativo para el 86%, siendo el estrés el efecto más común detectado (48%). Sobre las preocupaciones, destaca la incertidumbre financiera (42%), la competencia y la rentabilidad (33%) así como la salud y la seguridad (28%).
El 28% de los directivos de las empresas reconocen estar preocupados por posibles consecuencias y problemas derivados de decisiones y acciones tomadas durante la pandemia. Apenas el 12% afirma que no había cambiado su perfil de
riesgo debido al Covid-19. El 5% cree que ha mejorado. Pero para el 86% su perfil de riesgo había empeorado.

El 42% admite que la pandemia había aumentado sus riesgos financieros/económicos, y también la preocupación por la salud y la seguridad de los empleados en el entorno de trabajo. El 28% de los directivos explica que cree que ha provocado un aumento potencial de los problemas de seguridad de los empleados debido a los entornos de trabajo híbridos.

Uno de cada seis directivos de empresas afirma que han recibido una reclamación de forma individual, en calidad de miembro de la alta dirección. Y el 30% considera que debe haber más mecanismos de protección sobre su responsabilidad ante una hipotética reclamación. Los recientes cambios en la legislación española han aumentado las responsabilidades y la rendición de cuentas de los altos directivos. Como resultado de estos cambios, el 48% de estos ejecutivos están más preocupados por una demanda contra ellos. Y el 34% reconoce que no entiende cómo afectarán los cambios a su función. Pese a estos cambios normativos, el 39% de los directivos afirma que su empresa no ha revisado el número de pólizas del seguro D&O contratadas, y el 17% no está seguro.

Tres de cada 5 directivos están preocupados por la posible responsabilidad de no cumplir con las iniciativas medioambientales puestas en marcha por su empresa ni reportar sobre las exposiciones relacionadas con el clima. Además, cuanto más
grande es la empresa para la que trabajan los directivos, más probable es que les preocupe la posible responsabilidad por no cumplir con estas medidas. Solamente el 13% afirma que las iniciativas ASG (ambientales, sociales y de gobernanza) son una prioridad máxima para su empresa. También son conscientes de que otros competidores están actuando mejor en este ámbito, y el 25% cree que hay que hacer más para estar a la altura de la competencia en materia de iniciativas medioambientales.
En cuanto a ciberseguridad, dos tercios de los directivos afirman que sus empresas utilizan proveedores externos para la gestión de sus datos. El 80% reconoce que su empresa depende en cierta medida de terceros para la gestión de la ciberseguridad y/o la gestión de datos. Pero el 9% afirma no saber de quién es la responsabilidad en caso de que se produzca una brecha de seguridad en la que un proveedor esté implicado.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda