ACS cierra su gran operación

02 de enero de 2022

La operación corporativa del año en España y una de las más relevantes en Europa, la venta del área de Servicios Industriales de ACS al grupo francés Vinci, ha sido cerrada ante notario y deja unas plusvalías netas no inferiores a 2.900 millones de euros al grupo español, según ha informado ante la CNMV.

Compartir en:

La transacción se ha elevado a 4.902 millones y ha sido culminada sobre la bocina a la vista de que sus protagonistas pretendían sellarla aún en 2021.
El cheque de ACS incluye los 4.200 millones de valor de empresa pactados el pasado 31 de marzo más 700 millones de caja. Los múltiples detalles para el cierre, con flecos en muy diversas geografías, han dejado para la última jornada del año el remate de la desinversión de mayor volumen en la historia de ACS.

Al importante cheque que entra en la caja de ACS se sumará la entrega, por parte de Vinci, de un máximo de 600 millones de euros en los próximos años, a razón de 20 millones por cada medio gigavatio (GW) desarrollado por la división industrial (en estado ready to build) desde el 31 de marzo de 2021 y hasta los siete años siguientes a la ejecución de esta compraventa. Un plazo que será prorrogable un año y medio más si en los primeros 42 meses se alcanzan los 6 GW desarrollados.

El perímetro de esta desinversión por parte de ACS, incluye las actividades de ingeniería y obras que son lideradas por la filial Cobra. Junto a esta última se van otras 12 empresas: Imesapi, Maetel, Semi, Etra, Procme, Intecsa, Initect Energía, Cymi, Syce, Makiber, Dragados OffShore y Masa, según el acuerdo que firmaron los dos gigantes.
Otros activos que cambian de manos son nueve proyectos de colaboración público-privada en el sector de la energía. En esta cesta se incluyen seis líneas de transmisión en Brasil, un proyecto de riego en Perú, un parque eólico offshore en Taiwan y un ciclo combinado en Perú, además de la plataforma de desarrollo de nuevos proyectos de energía renovable de ACS Servicios Industriales.

Vinci se refuerza en energía verde y construcción industrial con negocios que facturaron 6.000 millones de media entre 2018 y 2020 y que generaron un margen de ebit superior al 6%. Además, incorpora un equipo de 45.000 empleados, incluidos sus gestores, con José María Castillo a la cabeza; redobla su apuesta por España y Latinoamérica, y se refuerza en proyectos industriales llave en mano (EPC).

ACS seguirá presente en el negocio industrial con su filial energética Zero E y una quincena de concesiones. Estos activos están valorados en unos 1.400 millones de euros por la propia compañía, que conserva en su haber seis plantas fotovoltaicas (3.000 MW), ocho parques eólicos (373 MW), tres instalaciones termosolares (260 MW), una planta hidroeléctrica (20 MW), cinco desaladoras, dos estaciones depuradoras, una central de gas y más de 2.500 kilómetros en líneas de transmisión. Está pendiente la segregación (carve out) de estos negocios a favor de ACS, lo que producirá a lo largo de enero.

ACS mantendrá activos en energía por 1.400 millones y una alianza con Vinci en renovables

Además, el pacto con Vinci incluye la creación de una empresa conjunta que irá adquiriendo, a precios de mercado, los activos de energía renovable que vaya desarrollando Servicios Industriales hasta el ejercicio 2029. Este área de ACS tiene en cartera 25 GW basados en distintas tecnologías (11.964 MW en energía eólica y 11.730 MW en fotovoltaica) y ubicados en diferentes países (principalmente España, resto de Europa y Latinoamérica), lo que podría convertir a la alianza de Vinci y ACS en una de las mayores firmas de energía verde en el medio plazo. La española se ha asegurado un 49% del capital, mientras que la francesa controlará el 51%. Los socios realizaron una tasación preliminar de su joint venture superior a los 1.000 millones de euros.
El grupo que preside Florentino Pérez ha sacrificado un negocio que lo diferenciaba claramente de sus mayores rivales para tomar mayor relevancia aún como especialista en construcción y concesiones tanto de transportes como de renovables.

La entrada en caja de cerca de 5.000 millones de euros permitirá a la compañía mantener la apuesta por las renovables y crecer en áreas como la gestión de autopistas, donde cuenta con la mitad del capital de la concesionaria catalana Abertis y con el 100% de Iridium.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda