Repsol busca socio

30 de septiembre de 2021

La petrolera ha decidido acelerar la búsqueda de un socio financiero , ua que de otra manera tendría que retrasar los planes del grupo de convertirse en un actor de peso en la pujante industria renovable.

Compartir en:

La petrolera prevé exprimir el plazo de 18 meses que el propio Imaz se dio en noviembre de 2020 para decidir el futuro de la filial renovable. La hoja de ruta del grupo incluía dos opciones: sacar a bolsa esta división o dar entrada a un socio (o varios) en este negocio. El 16 de marzo, Repsol Generación Eléctrica, la subsidiaria que concentra los activos verdes de la petrolera, quedó convertida en sociedad anónima. Esto alimentó las expectativas del mercado ante un estreno bursátil antes de 2022, una operación que hubiera podido competir con la salida a bolsa de Acciona Energía

Ahora, Repsol parece inclinarse por incorporar a uno o varios accionistas antes de dar el salto en bolsa. El giro no altera el calendario inicial del grupo, que valoraba dilatar la decisión hasta pasado el primer trimestre de 2022. Recientemente, el grupo ha intensificado sus contactos con potenciales compradores, a fin de desatascar la estrategia y desencadenar un efecto llamada entre inversores que convalide definitivamente su filial verde ante el mercado.

A nivel económico, Repsol podría estar en condiciones de cumplir con su plan estratégico, que aspira a cuadriplicar su capacidad instalada renovable y de bajas emisiones de aquí a 2030. Pero la petrolera tiene por delante una importante labor de comunicación que pasa por convencer al mercado de la solidez de su cartera verde. Esta es, por ahora, tímida si se compara con la de otros gigantes del sector como Iberdrola o Endesa, ya que buena parte de sus activos se encuentran aún en desarrollo.

Todo parece indicar que Repsol no descarta apoyar la entrada de inversores, tanto industriales como financieros, que se hagan con hasta un 40% del capital de alguno de sus activos renovables siempre que el eventual comprador plantee una oferta lo suficientemente suculenta. En paralelo, la empresa siempre ha mantenido abierta la puerta a incorporar un socio para el conjunto de su filial renovable, un giro que podría elevar la valoración de esta división de cara a una futura oferta pública de venta (OPV), que también sigue sobre la mesa.
El desafío de la petrolera también es interno. En el capital social de la petrolera destacan las posiciones de grandes firmas de inversión internacionales como las estadounidenses JP Morgan (6,9%) y BlackRock (5,2%), o la francesa Amundi (4,5%); todas ellas viejas conocidas del negocio renovable.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda