El 70% de las grandes corporaciones comprometidas con la acción climática

10 de noviembre de 2022

Más de un 70% de las grandes corporaciones a nivel mundial están comprometidas con la transición climática y disponen de algún tipo de estrategia en este sentido. Ahora bien, si bien el compromiso está claro, muchas empresas reconocen encontrar barreras a la hora de implementar dichas acciones.

Compartir en:

Esta es una de las conclusiones de Getting Going, el nuevo estudio elaborado por Oliver Wyman y la ONG medioambiental The Climate Group y el segundo de una serie que analiza las percepciones y acciones por parte de las empresas en el ámbito de la acción climática. Cabe recordar que más del 20% de las empresas más grandes del mundo, con ventas agregadas por valor de casi 14 billones de dólares, se han comprometido a alcanzar la neutralidad de carbono en 2050 o antes.
El informe recoge las conclusiones de entrevistas realizadas a los responsables de las políticas de transición climática de una treintena de grandes corporaciones mundiales de sectores diversos y los resultados cuantitativos de una encuesta a más de cien profesionales especializados en este ámbito.

Así, algo más del 30% de todos los expertos en acción climática empresarial que han participado en el estudio aseguran que, si bien en sus organizaciones se ha desarrollado una estrategia a este respecto, la operativa todavía no se ha activado. Otro 26% afirma que la estrategia ya está operativa, pero que el impacto todavía no es notable. Y otro 20% reconoce que, si bien la transición climática es una prioridad de negocio, aun no se dispone de una estrategia para acometerla. Por otra parte, en el extremo más positivo, un 14% asegura que en sus organizaciones ya se está observado un impacto significativo de la implementación de su estrategia climática; y, en el lado contrario, un 8% confiesa que la transición climática no ha sido identificada como una prioridad de negocio en su compañía.

El estudio también desvela que la presión que ejerce la opinión pública y las acusaciones de greenwashing tienen un impacto ligeramente positivo y lleva a las empresas a replantearse sus acciones contra el cambio climático. En concreto, las grandes corporaciones que han participado en el estudio reconocen que lo que más ha aumentado es su disponibilidad a la transparencia (un 52% de los participantes afirman que este aspecto es el que más ha aumentado por la presión pública); seguido de un mayor énfasis en la comunicación abierta a la opinión pública (49%); y, en tercer lugar, la fijación de unos objetivos climáticos más ambiciosos (48%).
En el lado opuesto, lo que resulta menos impactado por la presión de la opinión pública es el compromiso de los accionistas e inversores: un 57% de los encuestados reconoce que no se han producido cambios en este aspecto y un 23% incluso afirma que este compromiso se ha reducido, aunque sea de forma moderada.

Las barreras a la acción climática corporativa

En cuanto a las barreras que describen los profesionales encuestados, la mayoría no están vinculadas al compromiso de sus empresas, sino en cómo ponerlo en práctica.
La principal barrera identificada en este sentido es hacer frente a la medición y reducción de las emisiones de Alcance 3 a lo largo de toda la cadena de suministro, seguida de los elevados costes iniciales y la dificultad de que, financieramente, la transición climática encaje en el negocio. Por último, los expertos destacaron las dificultades para escalar las iniciativas de descarbonización.

Atendiendo a estas barreras, Oliver Wyman y The Climate Group han creado una herramienta de diagnóstico para ayudar a las corporaciones a identificar en qué momento de su transición climática se encuentran y puedan actuar y ponerla en marcha. Esta herramienta se basa en la estrategia y se articula en torno a cuatro palancas facilitadoras que algunos de los profesionales encuestados han utilizado con éxito en sus organizaciones:
La estrategia ayuda a captar la atención y hace que la acción por el clima sea relevante para el negocio y proporcione objetivos positivos e inspiradores.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda