Digi trata de romper el mercado

01 de septiembre de 2022

La operadora de telecomunicaciones rumana Digi sigue tratando de romper el mercado con su propuesta 'ultra low cost' y tensiona al resto de competidores en las portabilidades. Durante el mes de agosto las lideró en móviles (en línea fijas lo hizo Másmóvil). Entre estas últimas sumó en torno a 40.000 líneas procedentes de la competencia.

Compartir en:

Durante el segundo trimestre, su margen operativo en las cuentas se redujo por debajo del 12%. El mayor perjudicado en esta batalla a precio es Movistar que no ha podido compensar con el arranque de LaLiga, las nuevas tarifas flexibles de MiMovistar y la llegada de clientes de mayor valor.
Según apuntan fuentes del mercado, es el único operador en positivo en portabilidades netas móviles. Másmóvil también pierde 8.400, pero si se elimina el efecto del prepago la cifra sería de 15.000 en positivo. Vodafone es el que menos pierde de los tres grandes con en torno a 5.000. Movistar y Orange se dejaron 26.000 y más de 11.000. Estos datos aún deben ser ratificados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). Las tendencias de mercado se mantienen. También en las líneas fijas. Según los mismos datos, Movistar perdió 17.500 pese a las nuevas tarifas y el regreso de LaLiga. Orange se dejó 1.500 y Vodafone en torno a 7.000. En este terreno, Másmóvil y Digi vuelven a ser los que logran cifras positivas: 10.800 ganadas por parte del grupo dirigido por Meinrad Spenger y 7.700 en el lado de los rumanos.

Todos estos números se producen en un mes de agosto que suele ser muy relevante de cara al nuevo curso. En el verano se suelen renovar los contratos y captar una parte significativa de la base de clientes con permanencias. Además, también arranca la temporada futbolística, que supone un aliciente más para atraer nuevos contratos.

Digi es esencialmente un operador móvil virtual que 'revende' la señal de Telefónica, a la que accede a través del mercado mayorista regulado y de acuerdos comerciales particulares. Pero a esto suma también la construcción de su propia red de fibra óptica en grandes ciudades, que le permite ajustar aún más los precios (25 euros por 1 'giga' de fibra y una línea móvil) por debajo de las marcas de bajo coste de los grandes operadores. Su captación fue en un primer momento basado en tiendas físicas y distribuidores de terceros. Ese modelo tiene un denominador común: tarifas muy bajas. Y esto lo hace a costa de los márgenes de beneficio de la compañía. Se trata de una filial con matriz en Rumanía pero cuenta con una plantilla amplia en España. El fuerte crecimiento también ha implicado un comportamiento similar de los costes (con mayores pagos a Telefónica por el alquiler), también de las amortizaciones de los despliegues. Esto hizo que durante el segundo trimestre del año su margen operativo del 11,7%. A esto hay que sumar más desembolsos para devolver una deuda que no ha dejado de crecer. En julio sumó 128 millones de euros de financiación en un crédito sindicado.

Ante la evolución de Digi y de otros operadores alternativos como Avatel, existe una preocupación entre las grandes operadoras en caso de que la autorización de la Comisión Europea a la fusión de Orange y Másmóvil implique medidas correctoras que les beneficien a los primeros. Este fuerte crecimiento de la compañía rumana ha sido uno de los grandes argumentos esgrimidos por los dos protagonistas de la 'joint venture' para reivindicar la ausencia de esos 'remedios'. Vodafone tampoco querría un escenario con un cuarto mucho más fuerte y con más infraestructura propia.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda