La Construcción no termina de levantar cabeza y sigue en negativo

05 de abril de 2022

Tras la contracción registrada por el sector en 2020 como consecuencia de los efectos adversos de la pandemia, los datos anuales provisionales de 2021, si bien en menor medida, aún siguen en terreno negativo. A pesar de esto, y según el último informe sobre el sector realizado por Solunion, los índices adelantados muestran señales favorables acerca del desempeño futuro del sector en términos de ingresos totales, ello se puede ver en el avance que muestra el último trimestre de 2021.

Compartir en:

El efecto de la reapertura económica ha generado un incremento, sin precedentes en los últimos años, de los precios de las principales materias primas utilizadas en el sector. Esto, unido a la disrupción en las cadenas de suministro, ha derivado en un alza de los costes de construcción. Del mismo modo, el coste laboral, particularmente en el caso de trabajos que requieren mayores niveles de especialización, se ha visto incrementado ante la escasez de mano de obra calificada. Las empresas con poca capacidad de repercutir los incrementos en costes a los clientes finales se verán notablemente impactadas.
Si bien, basado en cifras acumuladas de los últimos 12 meses es en el tercer trimestre de 2020 en el que el sector de construcción deja de ser el de mayor número de insolvencias, aún sigue siendo el primero en términos de tasa dudosa por euro financiado. Además, a pesar de que la dispensa de la presentación de concurso de acreedores ha sido prorrogada de nuevo hasta junio de 2022, el número de empresas insolventes en este sector durante 2021 es superior incluso al de 2019.

Los precios de los materiales de construcción han registrado un incremento sin precedente con respecto a los últimos 10 años, generado por la disrupción en las cadenas de suministro ante la reapertura económica. Esta situación pone presión a los márgenes ya que, a su vez, las propias empresas, se han aprovisionado de forma extraordinaria desde el verano de 2021 para evitar rupturas de stock, retroalimentando el ciclo disruptivo de falta de suministro.

Las materias primas que más han incrementado su precio desde enero son:
Acero,+58%; cobre +33%; vidrio plano +24% y yeso y cal +23%
Esta situación afecta en mayor medida a las empresas vinculadas al subsector de edificación. En las constructoras de viviendas la transferencia del incremento en costes en contratos resulta más complicada que en otros subsectores. En el caso de licitaciones de obra pública hay negociaciones avanzadas para incluir una revisión de precios por los sobrecostes, aunque consideramos que serán insuficiente dado que su alcance aún se encuentra limitado solo a los contratos con la administración central, además de que estarán limitados al 20% sobre el precio de la adjudicación. De cualquier forma es probable que el precio de las materias primas pueda subir aún más, por un efecto indirecto del incremento del coste energético generado por el conflicto entre Rusia y Ucrania.

El gasto laboral es el otro componente que incide sobre los márgenes de las constructoras, que como reflejan los datos inter trimestrales reflejan un incremento constante. De acuerdo con la Confederación Nacional de Construcción y el VI Convenio General de la Construcción, el sueldo mínimo que percibe un trabajador es de 17.400€ anuales, cerca de 4.000 por encima del salario mínimo interprofesional. Así mismo, desde la Confederación informan acerca de la escasez de mano de obra calificada, como operadores de maquinaria y especialistas en energías renovables.
El índice ponderado, “Mano de obra + Consumo de materiales”, se encuentra en los mayo- res niveles de (al menos) los últimos ocho años. Alcanzó su máximo a principios de 2021 y no ha registrado correcciones desde entonces.

Basando en datos acumulados de los últimos 12 meses, el sector de la construcción deja de ser la industria con mayor número de insolvencias en España a partir el tercer trimestre de 2020 siendo sobrepasado por el sector de servicios
Si bien en 2020 el número de insolvencias se reduce en un -13% hay que considerar que este dato se encuentra influenciado por la dispensa establecida desde Marzo sobre la presentación de concurso de acreedores, bajo esta misma óptica de debe apreciar el incremento del +25% en 2021. Dicho esto, cabe indicar que el dato de insolvencias en 2021 es un +8,1% mayor al de 2019 lo que podría indicar un cambio en la tendencia vista en los años anteriores.
Con respecto al mismo mes de 2021 las insolvencias en el sector aumentan en Enero y Febrero de 2022 un +9% y +25% respectivamente. Durante el tercer trimestre de 2021, el sector construcción acaparó el 4,9% de la financiación destinada a actividades productivas. Esta proporción se ha ido reduciendo paulatina- mente desde el 6,6% en 2015. Si nos centramos en los créditos dudosos, desde 2015, la tasa en el sector se ha ido reduciendo desde el 30% hasta el 9,2% en 2020 y el 8,7% en el tercer trimestre de 2021. A pesar de esta mejora, este sigue siendo el sector con el peor desempeño en comparación con el resto de actividades productivas, en donde la tasa se encuentra en un 4,9%.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda