Pero también es el momento de perseguir al fumador

30 de marzo de 2022

El Ministerio de Sanidad ultima la reforma de la ley del tabaco del 2005, que fue posteriormente modificada en 2010, lo que supondrá subir su precio, dejar las terrazas de los bares libres de humo, como medida estrella.

Compartir en:

La ministra de Sanidad, Carolina Darias quiere dar salida al frenazo que ha sufrido España con respecto a la lucha contra el tabaco, verdugo de cerca de 55.000 personas cada año, con una propuesta que surge con la unión de sanitarios de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y el Consejo General de Enfermería (CGE).

A través de sus borradores, el ministerio indica que se pretende prohibir fumar en las terrazas, el coche o algunos recintos privados al aire libre como los estadios deportivos o los conciertos. Además de esto, el tabaco de por sí subirá de precio en sus numerosas formas: cigarrillos industriales, tabaco de liar, "cachimbas", vapes, puros, etc... En España, el tabaco está más barato que en varias partes de Europa, superando en Irlanda holgadamente los 12 euros y en Francia casi llegando a los 10 euros.

Con respecto a la prohibición de fumar en sitios públicos o privados, se espera que no se pueda ni en las terrazas, ni recintos deportivos al aire libre, playas o parques. Ni siquiera en las plazas de toros. Si se genera o hay posibilidad de generarse una aglomeración de personas en un espacio concreto, será libre de humo con la nueva reforma de la ley. La pandemia de coronavirus ha invitado a la sociedad a abandonar el tabaco, siendo erradicado de los espacios deportivos (de forma temporal hasta esta nueva ley) y desde el ministerio esperan que estos hábitos vengan para quedarse.

Fumar en el coche también se verá limitado. Al principio se esperaba que la prohibición fuera general, sin importar el número de ocupantes en sí o quienes fueran los ocupantes. Sin embargo, se espera que la previsión solamente esté vigente en los vehículos con presencia de menores o mujeres embarazadas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda