Huertas a por todas

10 de febrero de 2022

Tras conocerse los datos de cierre de Mapfre y en la rueda de prensa correspondiente su presidente ha señalado que la aseguradora demandará a Oliver Wyman porque la valoración de Mapfre Bankia Vida "no se ha atenido a las prácticas usuales del mercado", y precisaba que no tiene "nada que reprochar" a CaixaBank.

Compartir en:

La ruptura del acuerdo de bancaseguros con Bankia (firmado hace 22 años cuando era Caja Madrid con Castelo, recientemente fallecido, como presidente de la aseguradora) tras su absorción por CaixaBank acaparó buena parte de la presentación de resultados de Mapfre. Los 167 millones de plusvalía han financiado el mayor plan de bajas voluntarias de la historia de Mapfre (75 millones), la reestructuración en Italia (20 millones) y la recompra de deuda (10 millones). La oferta de bajas continuarán en los próximos ejercicios.

Así, Huertas confirmaba que demandará a Oliver Wyman «porque creemos que no ha actuado bien, no se ha ceñido a las prácticas internacionales de valoración de aseguradoras, faltan elementos relevantes que no han sido incorporados». Alude a que CaixaBank, a la que «no tenemos nada que reprochar» en este asunto, ha vendido a otra compañía (en referencia a Mutua Madrileña) el acuerdo que venía de Bankia, «valorándolo al triple de la tasación».

Por otra parte y pese a algunos pronunciamientos del Tribunal Supremo sobre el derecho de inversores institucionales a recuperar el dinero colocado en la salida a Bolsa de Bankia, el presidente de Mapfre «considera el caso cerrado».

En otro terreno ha señalado no ser partidario de la venta de la participación en Sareb sin deducción fiscal. Así que, según su presidente, Mapfre «no saldrá» del accionariado de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), salvo que se permita deducir fiscalmente todas las pérdidas acumuladas por esta inversión de 50 millones, totalmente provisionada. Solo manteniendo su participación de algo más del 1% en la compañía hasta 2026 (fecha prevista para su liquidación) podrá tener derecho a computarse los créditos fiscales correspondientes a las pérdidas. «Ese crédito fiscal está en el balance de Mapfre», subraya Huertas. «Si fuéramos a la venta esos 12,5 millones se perderían este año. No podemos aprobar eso en el consejo de administración. Si el Gobierno y Tributos efectuasen una reforma se podría replantear esa decisión», subrayan el presidente y el CFO de Mapfre.

Huertas subraya que Mapfre tiene «una capacidad financiera elevada y disponible si surgen oportunidades». La aseguradora acumula 2.900 millones de tesorería. «Niveles normales», según el consejero director general financiero, Mata, que se invertirán en renta fija aprovechando los movimientos al alza de los tipos de interés.
Para crecer la aseguradora podría llegar a un acuerdo de bancaseguros con la nueva Unicaja surgida de la fusión con Liberbank (Mapfre tiene un acuerdo con la antigua CCM): «Hay un proceso competitivo abierto, y nosotros estamos en él. Estaríamos encantados de poder ganarlo». Otra vía de crecimiento es la alianza con Santander España en Autos, y seguros autónomos y empresas (además, las oficinas de Mapfre pueden ofrecer todos los productos financieros de Santander): «Estamos muy satisfechos con este acuerdo. Aún tiene un peso pequeño en Mapfre España, pero está creciendo con fuerza y vemos una total sintonía entre las dos redes comerciales».

En cambio, no va a participar en el acuerdo de bancaseguros que busca Bankinter para los ramos en los que operaba a través de Línea Directa (que ha salido de su balance). Autos, Hogar y Viajes. «La relación es magnífica», subraya el presidente de Mapfre, que tiene un acuerdo en Vida y el resto de ramos de Seguros Generales.

Mapfre tiene mucho interés en crecer en gestión de activos, sobre todo en patrimonios altos, «pero también en dar respuestas al ahorrador forzado a ser inversor»; en inversión alternativa, con fondos en infraestructuras. Otra área son los fondos de pensiones de empleo, aunque el presidente de Mapfre no ahorra críticas a la gestión del Gobierno: «una reforma de este calibre no puede improvisarse, no se puede jugar a prueba y error, y ha de hacerse con consenso». Aplaude la propuesta de excluir de la base de cotización a la Seguridad Social las aportaciones de las empresas a los planes de pensiones de sus empleados, lo que abarataría la cuota resultante que debe pagar el empresario.

«También nos parece interesante que se trate de extender el modelo a pequeñas empresas y autónomos. De hecho, nosotros ya tenemos productos que van en esta línea», añade. Mapfre muestra su interés en participar en la gestión de los futuros fondos de pensiones de empleo de promoción pública, pero avisa que «es importante que la iniciativa pública no colapse o bloquee el desarrollo privado».
En seguros, «no entramos en guerras de precios», avisa. «Hacemos ajustes de precios en función de la evolución de los riesgos de cada asegurado», insiste. En la actividad internacional, Mapfre ve oportunidades en América Latinoamérica, pese a la ralentización de la recuperación económica, porque la pandemia ha resaltado la necesidad de contar con la protección de seguros básicos. Destaca Brasil, que «en el primer semestre recuperará el PIB previo a la pandemia». Y descarta una salida de Turquía, pese a la actual situación de la lira turca.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda