Trenitalia la competencia al AVE en Francia pronto en España

19 de diciembre de 2021

La compañía estatal italiana pone fin al monopolio ferroviario en ese país con la ruta París-Lyon-Turín-Milán, inaugurada este sábado, y que cubre el tramo de mayor tráfico con diferencia de todo el territorio galo.

Compartir en:

Trenitalia ha dado el pistoletazo de salida a su primera ruta operativa en Francia con el tren París-Lyon-Turín-Milán que supone el inicio de la competencia en la alta velocidad ferroviaria en el país, un mercado en el que hasta ahora ha tenido el monopolio la pública SNCF. La compañía italiana también tiene planes para desembarcar en España el año próximo ante la liberalización ferroviaria. El tren Frecciarossa de la compañía estatal italiana, que salió de la capital francesa a las 7:26 locales (6:26 GMT), es el primero que no pertenece a la Sociedad Nacional de Ferrocarriles de Francia (SNCF) que cubre la línea de alta velocidad París-Lyon, la de más tráfico con mucha diferencia en territorio galo.

Fabricado por un consorcio formado por Hitachi Rail y Bombardier, puede transportar hasta 462 pasajeros y alcanzar una velocidad de 300 kilómetros por hora en cuatro minutos. El recorrido entre París y Milán lleva entre 6 y 7 horas. Así, Trenitalia ha empezado con dos convoyes por sentido al día (a los que deberían sumarse otros tres durante 2022) que ofrecen sus plazas en tres clases con precios a partir de 23 euros. La SNCF cubre ese trayecto París-Lyon con 24 trenes diarios.
Corradi, administrador delegado de la compañía italiana, hizo hincapié en que cuando se decantaron por ese modelo lo hicieron pensando "en un tren europeo y no únicamente italiano" que puede ser homologado en siete países, como debería ocurrir próximamente en España para su entrada en funcionamiento el año próximo, y tal vez en los Países Bajos y en Bélgica más adelante. En una entrevista al periódico 'Les Echos', Corradi subrayó que su intención no es operar un tren de bajo coste. Los precios iniciales lo que buscan es darse a conocer entre el público para que pruebe sus servicios. El ejecutivo italiano hizo notar que en su país los peajes ferroviarios son mucho más bajos que los que rigen en Francia, y eso facilitó la apertura a la competencia y dio "un formidable impulso a las líneas de alta velocidad". "Fue una decisión política para disminuir la presión sobre las carreteras", comentó a modo de crítica por la situación en Francia.

La SNCF compite desde el pasado mes de mayo en España con Renfe en la línea de alta velocidad entre Madrid y Barcelona, donde afirma que ya ha transportado a más de un millón de pasajeros con trenes que circulan con una ocupación media superior al 95%. Esa aventura de la compañía francesa, en la que ha invertido 600 millones de euros, produjo como reacción la creación por Renfe de sus propios trenes de bajo coste. La sociedad pública española, por su parte, también aspira a entrar en el mercado francés de la alta velocidad (explota conjuntamente con la SNCF varias líneas entre España y Francia) y en octubre anunció que ha iniciado contactos con vistas a operar la línea París-Londres a través del eurotúnel. En ese corredor, cuyo tráfico se ha hundido en los dos últimos años a causa de las restricciones por la Covid-19 y en mucha menor medida del Brexit, tendría que disputarse los viajeros con Eurostar, filial de la SNCF al 55%.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda