Blackstone pone en venta 3,100 pisos en alquiler

09 de noviembre de 2021

Blackstone, uno de los grandes caseros del alquiler, ha puesto a la venta 3.100 propiedades destinadas actualmente al arrendamiento, valoradas en 361 millones de euros. El fondo estadounidense ha aprobado en la junta de su socimi Albirana, De esta forma, la gestora reduce su posición en el mercado del alquiler y suma la operación a otra de venta de activos de Testa, actualmente en el mercado.

Compartir en:

La socimi ha remitido un hecho relevante a BME Growth, antiguo Mercado Alternativo Bursátil, en el que indica que la junta de accionistas de este lunes, en segunda convocatoria, ha aprobado la operación de reestructuración en la que aportará algunos inmuebles a sociedades del grupo Albirana, como las socedades Budamac, Lambeo, Treamen, Eniroid, y posteriormente la operación se completará con la venta de las participaciones sociales a Aulida, una sociedad de Blackstone.
El fondo indica que la gran mayoría de los inmuebles que pone a la venta están actualmente vacíos, sin inquilinos, por lo que previsiblemente se trata de casas que se han ido quedando vacías y que el propio fondo no ha ido renovando los contratos de arrendamiento. El importe que Albirana da como referencia es el valor de mercado tasado, de 361 millones. Se trata de propiedades disgregadas en distintos edificios, provenientes de adjudicados bancarios, y que irán previsiblemente a la venta al mercado minorista.

De esta forma, Albirana reduce en gran parte su cartera. Si a cierre de 2020 contaba con alrededor de 8.000 propiedades, de los que 7.464 eran viviendas, ahora pretende rebajar casi en un 40% ese portfolio. En el hecho relevante, Blackstone se refiere a 3.100 fincas afectadas por este traspaso, por lo que es probable que en algunos casos estén incluidos plazas de garajes o trasteros.
Albirana es uno de los grandes caseros junto a otras sociedades como Testa, Building Centre (CaixaBank), Sareb, Lazora y Fidere (también de Black­stone). Esta socimi nació en 2014 para agrupar las propiedades de la llamada cartera Hércules, el ladrillo procedente de la extinta Catalunya Caixa.

Esta operación se sumará al reciente proceso de venta que actualmente mantiene el fondo estadounidense de una cartera de casas en arrendamiento de su socimi Testa. El fondo de Nueva York ha encargado a la consultora JLL el proceso de búsqueda de compradores de un paquete de alrededor de 800 viviendas en alquiler por el que espera embolsarse alrededor de 300 millones de euros, tal como adelantó este diario hace un mes. En conjunto, en varias sociedades, la gestora norteamericana tiene más de 30.000 casas en alquiler en España. Esta decisión del fondo estadounidense coincide con una serie de circunstancias que pueden hacer menos atractivo para los inversores contar con viviendas en alquiler. La primera decisión se tomó en 2019 por parte del Gobierno al modificar con un decreto la Ley de Arrendamientos Urbanos y establecer criterios diferenciados en los contratos para los grandes propietarios. Claudio Boada, el hombre fuerte de Blackstone en España, habló entonces de inseguridad jurídica por la medida.

Otra decisión gubernamental ha sido, en el anteproyecto de la nueva ley de vivienda aprobado la pasada semana en Consejo de Ministros, la regulación de los precios de alquiler en zonas tensionadas. Medidas que han sido criticadas por las empresas y organizaciones como Asval, una asociación de propietarios en la que entre otras se agrupan sociedades de Blackstone. Desde el fondo oficialmente no se hacen comentarios sobre en qué consistirá la reestructuración que se votará en la junta extraordinaria de Albirana.
Adicionalmente, el contexto económico, tras una pandemia y la afectación en determinadas zonas al mercado del alquiler, puede hacer que el fondo considere ahora más interesante una rotación de activos.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda