Las eléctricas dan una vuelta de tuerca

04 de octubre de 2021

Las compañías, que habían advertido al Ejecutivo que estaban dispuestas a paralizar sus instalaciones por el efecto del 'decretazo', han cumplido su amenaza.

Compartir en:

La energía eólica y la fotovoltaica han elevado sus ofertas para entrar en el mercado mayorista hasta el nivel en el que se equilibran sus cuentas y no perder dinero por culpa de la detracción del beneficio que ha decidido aplicarles el Gobierno. La medida, que es perfectamente legal, consiguió ayer que durante tres horas estas tecnologías estuvieran fuera del mercado eléctrico, con el consiguiente encarecimiento del coste de la energía.
Con esta decisión, las compañías plantan cara de forma práctica a la medida de Ribera ya que para acudir a la vía judicial necesitarán que se desarrolle el Real decreto-ley aprobado por el Ejecutivo y esto podria llegar a demorarse casi tres años.

El efecto de las medidas incluidas en el 'decretazo' de Ribera se basa fundamentalmente en la detracción de los ingresos que las eléctricas obtienen al repercutir sobre centrales de generación no emisoras (eólica, solar o hidraúlica) los costes de gas que no soportan y que el propio Ejecutivo valora en un impacto de 2.600 millones de euros. Así, en la casación de esta mañana ha habido tres horas en las que el precio del mercado se ha situado por debajo del coste solar y del eólico, que con el efecto de la detracción se sitúa en más de 115 euros el MWh.
De hecho, el precio del mercado en la hora que va entre las 15.00 y las 16.00 horas es de 62 euros el MWh; entre las 16.00 y las 17.00 horas es de 54,13 euros el MWh, y entre las 17.00 y las 18.00 horas de 89,98 euros el MWh, según datos de Red Eléctrica

Con estos precios, sólo ha podido casar la eólica y solar que tiene retribución regulada y, por tanto, no es sensible al precio del mercado. El resto de instalaciones, pararán durante esas horas o tendrán que producir si hay capacidad en el mercado de restricciones y por lo tanto recibir un precio superior al de mercado.La medida además provocará un incremento de las importaciones de energía nuclear desde Francia donde ya se están produciendo disturbios por la crisis energética que atraviesa Europa.Se calcula que la aportación de la energía eólica y la fotovoltaica en esas tres horas en las que han estado fuera del mercado habría reducido en un 60% la importación de energía desde el país vecino. Además, las fuentes advierten de que para el domingo este efecto previsiblemente se repetirá con mayor intensidad.
De este modo, los expertos temen que las medidas del Ejecutivo, dirigidas a atemperar el alza de precios en la tarifa de último recurso (PVPC), a la que están acogidos casi 11 millones de consumidores domésticos, provoquen el efecto no deseado de dar al traste con los avances en transición ecológica.

Algunas fuentes comienzan incluso a plantear la puesta en marcha de las centrales de carbón como una posible reserva estratégica para evitar el riesgo de apagones que puede existir durante este próximo invierno

 

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda