Un balance exitoso

01 de diciembre de 2021

El balance del mandato de Pablo Isla en Inditex, a cuatro meses de su salida, es el de una compañía que ha multiplicado su valor en Bolsa por 10 veces, colocándose de largo como la mayor cotizada española, la mayor firma textil del mundo por valor en Bolsa y la novena en el ranking mundial de la distribución, de acuerdo con los datos de Bloomberg de capitalización de mercado.

Compartir en:

Isla llegó a Inditex solo tres años después de la salida a Bolsa de 2001, pero no empezó a tomar el mando de la firma hasta que Amancio Ortega, cofundador de la compañía, le nombrara consejero delegado en mayo de 2005, al tiempo que se apartaba de la gestión diaria del grupo. El aún presidente de Inditex había ostentado previamente la jefatura de Altadis, antigua Tabacalera, durante cuatro años. En 2019 Isla fue nombrado presidente ejecutivo.
Desde ese mayo de 2005, la acción de Inditex ha subido un 900%; si la empresa valía 14.716 millones de euros el 13 de mayo de 2005, según las cifras de Bloomberg, ahora está en los 88.000 millones, después de haber llegado a superar los 110.000 millones de capitalización de mercado. Su máximo histórico data de junio de 2017, cuando rozó los 33 euros por título y valía 111.000 millones de euros. La fortaleza de la acción de Inditex ha convertido a Ortega en la persona más rica de España (la segunda es su hija Sandra Ortega) y una de las más ricas del mundo, gracias al 60% que ostenta en el grupo.
En términos operativos, deja una red de 6.600 tiendas en todo el mundo y un grupo volcado en la distribución online, gracias a lo que ha podido capear la crisis pandémica. La acción, de hecho, cerró el lunes a no mucha distancia de los niveles precios al Covid-19.

En 2020, Isla fue elegido por Forbes como el mejor consejero delegado de la década por su labor al frente del gigante gallego, tras multiplicar el valor de la empresa por siete, exportarla a los cinco continentes, adaptarla a las nuevas tecnologías por Internet y establecer la sostenibilidad como principal eje de referencia de su actividad. Dos años antes, en 2018, el ejecutivo repitió por segundo año consecutivo como mejor director ejecutivo del mundo según la prestigiosa revista de negocios Havard Business Review.
Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid, fue el primero de su promoción y sacó las oposiciones de abogado del Estado con tan solo 24 años y como el primero de su promoción. Entre 1992 y 1996 fue director de los servicios jurídicos de Banco Popular. Después fue nombrado director general de Patrimonio del Estado en el Ministerio de Economía y Hacienda. Desde julio de 2000 hasta 2005 fue presidente del grupo Altadis, compañía que abandonó para incorporarse a Inditex como primer ejecutivo. En principio como consejero delegado y desde 2011, como presidente.

Ortega encargó a la firma de cazatalentos Korn Ferry la búsqueda de un sustituto para José María Castellano. Quería un directivo español, joven, con experiencia en el mundo de la distribución y capaz de dirigir equipos. Tras varios meses de incertidumbre y barajar una decena de candidatos el elegido fue Pablo Isla. Tenía 41 años, ahora tiene 56. Bajo su liderazgo, la compañía ha afrontado un periodo de grandes retos. Ha pilotado su salto a internet y su desembarco en mercados clave, como China y Rusia. Desde que aterrizó en la compañía como consejero delegado, Inditex ha abierto más de 4.000 tiendas, más de una diaria. Ahora está presente en 216 países a través de su plataforma online y con 6.654 tiendas en 96 mercados.
Tras la presentación de los resultados anuales del grupo de 2009 sentenció: "Me veréis toda la vida en Inditex". Doce años después, pone fin a su etapa en una sucesión escalonada de la compañía, de manera que se mantendrá al frente hasta marzo del próximo año, para darle el testigo a la hija de Amancio Ortega el 1 de abril.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda