Endesa la reconstrucción del anillo eléctrico de La Palma costará 10 m€

26 de enero de 2022

Cumbre Vieja arrasó a su paso 136,5 kilómetros de líneas de eléctricas,1.668 apoyos de media y baja tensión, 25 centros de distribución y un centro de reparto.

Compartir en:

La Palma perdió con la erupción volcánica el doble anillado eléctrico que unía el norte con el sur. Endesa calcula que la reposición del ya de por sí complejo enmallado eléctrico de la Isla y la construcción de nuevas edificaciones claves en el funcionamiento energético supondrá una inversión de 10 millones de euros.
A pesar del empuje de las numerosas coladas que durante casi tres meses discurrieron por el sur de La Palma, la isla no perdió en ningún momento el suministro eléctrico. Detrás estuvo el intenso y permanente trabajo de la plantilla de Endesa que llegó a duplicarse hasta en 40 personas y la inmediata incorporación de equipos electrógenos para suplir la potencia de las líneas perdidas. La Palma perdió con la erupción volcánica el anillado energético que unía el norte con el sur. Endesa calcula en 10 millones de euros la restitución del enmallado eléctrico de la Isla y la creación de nuevas edificaciones claves en el funcionamiento energético.

El nuevo trazado de la red eléctrica de la Isla introduce la variante de soterramiento de las líneas en aquellos tramos en los que la lava no permita la instalación aérea. Otra de las labores en la que han trabajado recientemente los técnicos de Endesa ha sido suministrar potencia eléctrica al bombeo de agua del norte al sur de la Isla. Cabe recordar que la erupción volcánica también destruyó las canalizaciones de suministro de agua potable. En este sentido, se ha instalado un sistema de bombeo a través del Consejo Insular de Aguas de La Palma que bordea el volcán camino de Las Manchas y conduce el agua directamente a las poblaciones del sur.

Endesa se ha esforzado en colocar grupos electrógenos en barrios como La Laguna para que los vecinos evacuados de 64 viviendas pudieran acudir a realizar la limpieza de sus casas en los últimos días, garantizándose el fluido eléctrico en la práctica totalidad de las zonas habitables.

Entre las actuaciones de los equipos de Generación y Distribución de Endesa en el plan de reconstrucción eléctrica de La Palma destaca la creación de una central térmica portátil en Los Llanos de Aridane, cuyo montaje ya está acabado y una segunda, con las obras iniciadas hace apenas una semana, que está instalada en Las Manchas, una de las zonas más castigadas por la actividad volcánica.
La central térmica de Hermosilla, en Los Llanos de Aridane, se realizó en tiempo récord y con una capacidad de 9 MW, una potencia que permitiría abastecer totalmente a la población de Los Llanos. Está provista de doce grupos electrógenos de considerables dimensiones que fueron trasladados hasta la Isla vía marítima procedentes de destinos como Italia, Alemania y Bélgica. Y el tendido de la línea subterránea de media tensión conecta el punto de Hermosilla con la subestación Valle.

Mientras que en este momento se ejecuta el proyecto de la central térmica móvil de Las Manchas, un lugar muy afectado por la lava donde se pretende suplir la línea que anillaba el norte con el sur de La Palma y que, según los técnicos de Endesa, ha quedado totalmente rota. Esta infraestructura de emergencia supliría provisionalmente ese circuito anillado. Una instalación que sumaría una potencia de 4 MW. Ambas centrales sólo entrarían en funcionamiento en los momentos puntuales de averías y como logística de apoyo. El resto del tiempo los grupos electrógenos estarían apagados. Se trata de instalaciones provisionales con un permiso inicial de un año, pero que son piezas fundamentales para garantizar en la fase actual el suministro eléctrico en la Isla.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda