Iberia solo tendrá seis parados a mediados de junio

27 de mayo de 2021

El avance de la vacunación y el gradual levantamiento de las restricciones a la movilidad han incrementado considerablemente la carga de trabajo en los hangares de Iberia. La división de Mantenimiento prepara el retorno a las pistas de 29 aviones A320 que han permanecido estacionados desde que estalló la pandemia: 23 son de Iberia y seis, de Iberia Express. A estos se suman 17 aviones de otras aerolíneas de IAG y terceros clientes.

Compartir en:

A 15 de junio, solo seis de los 66 aparatos de Iberia permanecerán en tierra. Estará volando toda la flota de largo radio y la mayor parte de la escuadra de corta y media distancia. Eso sí, con menor producción que en tiempos previos a la pandemia. La aerolínea ha anunciado 114 destinos para esta temporada de verano y prevé desplegar en junio un 50% de la producción respecto al mismo mes de 2019, llegando al 60% en julio.
Iberia Express, por su parte, contará a mediados del mes que viene con la totalidad de sus 18 aviones cubriendo rutas. Con ello, Grupo Iberia tendrá en funcionamiento a 78 de sus 84 aparatos.

Cada una de estas unidades está siendo sometida a una revisión de los sistemas hidráulico, eléctrico y aviónico, así como de sus elementos esenciales: desde los motores y el tren de aterrizaje hasta los frenos y las ruedas, según ha explicado la empresa. Tanto estos aviones como otros muchos, hasta alcanzar los 150, han pasado durante los meses de parálisis por los servicios de preservación de Iberia Mantenimiento, en hangares de Madrid, Málaga y Sevilla.

Una vez confirmada cierta recuperación de la actividad, Iberia también va a devolver la configuración original a los tres A330 que han sido utilizados como cargueros durante la crisis. A estas taeronaves se les están instalando las butacas de las cabinas de turista para que vuelvan a transportar pasajeros previsiblemente en las próximas semanas. Cada uno de los aviones que despierta ahora del letargo debe ser sometido a varias jornadas de pruebas. La primera tarea es la de la retirada de las protecciones que han salvado a los aparatos de agentes externos como insectos, aves o corrosiones. El segundo paso es realizar el test a los motores y sistemas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda