BCE: la reducción de los estímulos cada vez más próxima

02 de septiembre de 2021

El Banco Central Europeo anunciará la reducción de sus estímulos relacionados con la Covid en diciembre, según han declarado varios analistas a ´CNBC´, en medio de una mejora económica en la zona euro.

Compartir en:

En Estados Unidos, la Reserva Federal ya ha señalado que es probable que comience el 'tapering' antes de que acabe el año. Su presidente, Jerome Powell, dijo la semana pasada que la economía estadounidense se encuentra en un punto en el que no necesita tanto apoyo político como el que había tenido tras la pandemia, aunque el ritmo al que se reducirán las compras de activos aún está por decidir. 
El BCE se reunirá el 9 de septiembre, pero los expertos creen que el banco central esperará unos meses más antes de anunciar lo que hará con respecto a sus medidas relacionadas con el Covid. "Creo que quieren darse algo de tiempo y tener nuevas previsiones", añade Moëc, antes de que el consejo de gobierno del BCE tome una decisión. Además de tener nuevas previsiones sobre la mesa, Chiara Zangarelli, economista europea de Nomura, considera que el BCE también querrá ver qué pasa con la pandemia en los próximos meses.

Pero tal y como están las cosas, dijo, "sería difícil incluso para los miembros 'dovish'" del BCE posponer un anuncio sobre el 'tapering' más allá de diciembre. El economista jefe del BCE, Lane, también dijo en una entrevista la semana pasada que "septiembre está muy lejos" de la fecha actual de conclusión de su programa de compra de activos relacionado con Covid, sugiriendo así que un anuncio sobre la reducción podría tardar aún unos meses más.
La institución ha desarrollado un nuevo programa de compra de activos a raíz del coronavirus en marzo de 2020 para apoyar a la zona euro. El Programa de Compras de Emergencia por Pandemia -conocido como PEPP- finalizará en marzo de 2022 con una dotación total potencial de 1,85 billones de euros (2,19 billones de dólares). El programa ha dado al BCE más flexibilidad, concretamente al poder comprar bonos griegos, que no se ajustaban a los criterios de inversión para ser comprados bajo otros programas.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda