El crédito se endurece para las pymes

08 de diciembre de 2021

El análisis “Evolución reciente del acceso de las pymes españolas a la financiación externa de acuerdo con la encuesta semestral del BCE”, que publicará el Banco de España en su próximo Informe de la Economía Española correspondiente al cuarto trimestre de 2021, muestra que las pequeñas empresas sufren un «ligero» aumento de las peticiones de fondos rechazadas y un endurecimiento de las condiciones aplicadas en cuanto a los tipos de interés y a las garantías requeridas.

Compartir en:

El porcentaje neto de empresas que informaron de un aumento en los tipos de interés creció significativamente entre abril y septiembre hasta el 23%, lo que implica nueve puntos más que hace seis meses. Además, las pymes perciben un endurecimiento de las garantías requeridas y de otras condiciones de los préstamos distintas de la cuantía y el plazo. La proporción neta de compañías que señalaron un aumento tanto de la cuantía de los préstamos (un 5%) como de los plazos de vencimiento (un 14%) fueron sensiblemente inferiores a los registrados en la encuesta precedente, realizada entre octubre de 2020 y marzo de 2021, con un 14% y un 25%, respectivamente. El porcentaje de pymes cuyas peticiones de financiación fueron rechazadas entre abril y septiembre aumentó en dos puntos respecto al observado seis meses antes, hasta situarse en un 7%, un punto por encima del registrado en el conjunto de la Eurozona, según los resultados de la encuesta realizada por el BCE.

El indicador más amplio de dificultades para obtener préstamos bancarios, que incluye empresas con peticiones rechazadas, partcialmente aceptadas, o con condiciones muy elevadas, así como las que se ‘desanimaron’ en el proceso, mostró una leve mejoría, con un descenso de algo más de un punto, hasta el 9%. El porcentaje de empresas que no solicitaron créditos por pensar que no se los concederían apenas ha variado, manteniéndose algo por encima del 5%.
El porcentaje de pymes eque solicitaron préstamos bancarios entre abril y septiembre de este año cayó seis puntos respecto al dato registrado seis meses antes, y se situó en un 23%, cifra que supone un mínimo histórico desde el inicio de la encuesta en 2009. Además, es muy similar a la media de la Eurozona.

El análisis del Banco de España señala que esta «acusada tendencia descendente» en el número de pymes que piden créditos a los bancos obedece a las menores necesidades de financiación de las empresas españolas, tras el extraordinario recurso al crédito que mostraron en 2020. La percepción de las empresas sobre su capacidad de acceso a la financiación bancaria siguió mejorando a un ritmo «ligeramente superior» al de los seis meses anteriores. Y lo hace a pesar de que el número de pymes que consideraron que la situación económica general perjudicaba la obtención de nuevos créditos volvió a superar al de las que opinaban lo contrario. La diferencia entre ambos grupos fue de cuatro puntos en la úktima encuesta, frente a la diferencia de 30,5 puntos de la anterior.

A diferencia de lo que ocurrió en las cuatro ediciones anteriores de la encuesta, el porcentaje de pymes que pensaban que su situación financiera era un factor que favorecía su acceso al crédito superó, en 12 puntos, al de las que declararon que suponía un obstáculo. Un 10% de las pymes españolas percibieron una mayor disposición de las entidades a otorgar préstamos, aunque es un punto menos que seis meses antes. El dato es muy similar en la Eurozona. Un 7% de las pymes declararon tener habitualmente problemas de pagos por parte de sus clientes, cuando en la encuesta anterior era el 10%. Un 27% los han sufrido solo ocasionalmente, cuatro puntos menos.

La encuesta realizada por el BCE también recoge algunas preguntas sobre la evolución del negocio de las pymes. En el caso de España, se muestra que el número de pequeñas empresas que declararon un aumento de las ventas entre abril y septiembre fue superior al de las que señalaron lo contrario, una situación que no se había producido en las últimas tres ediciones del sondeo, lo que es «coherente» con la senda de recuperación económica del país iniciada en el segundo trimestre. A pesar de esta evolución positiva de la facturación, el aumento de los costes llevó a que, en términos netos, un 16% de las empresas españolas declararan un descenso de sus
resultados económicos entre abril y septiembre, un porcentaje más elevado que el observado en el conjunto de la zona euro, donde lo declaraban un 6% de las pymes. Sin embargo, es un porcentaje «sensiblemente» menor que el 43% registrado en España entre octubre de 2020 y marzo de 2021. El principal problema que afecta a la actividad de las pymes es la falta de clientes (un 22%). En la Eurozona , este factor ocupó el segundo lugar, superado por la dificultad para encontrar personal cualificado.

El acceso a la financiación volvió a ser, de entre todos los factores incluidos en esta pregunta, la preocupación citada por un menor número de compañías tanto en España como en la zona euro, con un 8% y un 7%, respectivamente, porcentajes ligeramente inferiores a los registrados seis meses antes.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda