BCE: la digitalización total triplicaría la rentabilidad de la banca

17 de enero de 2022

El Banco Central Europeo es consciente de la ventaja que supone aplicar tecnologías modernas en todos los procesos bancarios. Y como muestra de ello ha hecho referencia a la china WeBank, una fintech que nació en 2014 y que ya cuenta con 200 millones de clientes minoristas. No tiene ni una sola sucursal y apenas cuenta con una plantilla de 2.000 empleados.

Compartir en:

Los costes fijos de una firma basada en este modelo son menores y pueden alcanzar una rentabilidad sobre fondos propios (ROE) superior al 30%. Un grupo como Santander coloca este indicador en el 10%, pero el de Banco Sabadell, por ejemplo, rebasa ligeramente el 3%. "La eficiencia obtenida al proporcionar únicamente servicios en línea se puede ver en el ejemplo de la entidad china WeBank", ha indicado Hakkarainen, miembro del Consejo de Supervisión del BCE, en un discurso pronunciado en un foro internacional de alto nivel. Los clientes demandan cada vez más este tipo de servicios y la presión supervisora y del mercado por reducir los costes y elevar la eficiencia aboca a las entidades financieras a dar pasos firmes hacia su transformación digital. "Los bancos necesitan modelos de negocio sostenibles", ha apostillado.

Para el BCE otro ejemplo exitoso es el de la brasileña Nubank, que ofrece tarjetas de crédito y préstamos personales a 50 millones de clientes. La mayoría de sus usuarios no pudieron obtener financiación a través de la banca tradicional debido a su falta de historial crediticio. Pero esta fintech usa datos sobre el comportamiento del cliente y sus propios algoritmos para realizar su evaluación. ¿La principal ventaja? Conduce a una mayor inclusión, con mayor impacto positivo en los mercados emergentes. Consecuente con esta situación, BBVA ha querido probar la fórmula 100% digital para entrar en Italia. La entidad que capitanea Carlos Torres aterrizó en el país transalpino bajo un armazón talmente digital que avanza con buen pie. Este modelo está llamado a convertirse en su receta para abrirse fronteras a otros países y compensar su dependencia a países con elevado riesgo. Llegó a finales del pasado mes de octubre y cerró el ejercicio 2021 con unos 25.000 clientes.
Pero para el BCE es también relevante el papel que están asumiendo las grandes tecnológicas como Amazon o Google. Estas compañías se han adentrado estrepitosamente en la esfera financiera aprovechándose de sus redes, datos de clientes y tecnología. Los bancos han sido tradicionalmente los 'guardianes' de los datos más personales de los clientes, sobre todo aquellos necesarios para evaluar su solvencia. Pero la enorme capacidad que tienen estas empresas basadas en tecnología están poniendo en jaque el papel de las entidades más tradicionales.

Profesiones de  Futuro

El consejo de supervisión de Fráncfort tiene claras las ventajas: comodidad y facilidad de uso. "Cuanto más simple sea el uso del servicio, mejor", ha precisado Hakkarainen. Paralelamente a estos beneficios, la digitalización permite ofrecer opciones más personalizadas que satisfagan necesidades muy específicas. Son opciones que se basan en la ingente cantidad de datos que recopilan los proveedores sobre el comportamiento de sus usuarios. La banca debe aprovechar esta vía, pues saben dónde gastan el dinero sus clientes, cuándo lo hacen, cuánto destinan a sus compras e incluso en qué se gastan el dinero. También tienen acceso a cómo ahorran o invierten.
Dicho esto, el BCE ha advertido de que ofrecer servicios basados en tecnología y que sean fáciles de usar no garantiza que el proveedor sea inmediatamente rentable. Para la autoridad monetaria, la entidad alemana N26 es un ejemplo de fintech que aún no ha tenido un rotundo éxito. "A pesar de sus 7 millones de clientes en 24 países, ha tenido que dejar de ofrecer sus servicios en Estados Unidos y Reino Unido". Sin embargo, es consciente de que su alto valor de mercado muestra expectativas de rentabilidad futura.

 

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda