BANCA: Las comisiones empiezan a ser la clave de los ingresos

28 de abril de 2022

Los bancos hicieron caja el año pasado gracias a las comisiones cobradas a sus clientes, especialmente por las cuentas y las tarjetas, tanto de débito como de crédito. En concreto, según los datos reflejados en el último Informe de Estabilidad Financiera del Banco de España, los ingresos brutos por comisiones suponen 31.406 millones de euros, de los que 12.676 millones, el 40,4% del total, corresponden a servicios de pago, siendo la categoría principal.

Compartir en:

"Los ingresos por comisiones se han incrementado en los últimos años en un proceso de convergencia hacia valores medios europeos, con los servicios de pago como fuente principal de ingresos por este concepto", explica el organismo español. Después de los servicios de pago, la siguiente fuente de ingresos proviene de los recursos distribuidos pero no gestionados, principalmente, ingresos provenientes de la comercialización de fondos o seguros, con 5.600 millones de euros, el 17,8 % del total.A nivel de negocios en España, el volumen total de ingresos brutos representa aproximadamente el 45% del total consolidado, 14.329 millones de euros, y las categorías de pagos y recursos distribuidos también son las más relevantes, si bien con un peso relativo mucho más próximo. Así, se obtienen 4.472 millones de euros (el 31,2% del total) de los servicios de pago y 4.028 millones de euros (el 28,1% del total) por recursos distribuidos.
El Banco de España avisa de que el elevado peso de los ingresos por servicios de pago "puede proporcionar potencialmente una fuente de ingresos significativa y estable, por la demanda amplia y recurrente de estos servicios, pero también es uno de los segmentos que afronta mayor competencia de nuevos agentes tecnológicos, frente a los que los bancos tendrán que aportar valor añadido en sus servicios y mejorar su infraestructura tecnológica para conservar su cuota de mercado".
En comparación con los bancos de los principales países del entorno europeo, los ingresos por comisiones de las entidades españolas son más reducidos, pero han presentado en los últimos años una evolución al alza como parte de un proceso de convergencia hacia modelos de negocio más homogéneos, con un aumento de la ratio de comisiones netas sobre activo del 0,41% al 0,45% desde 2015.

En 2021, el sector bancario español en su conjunto registró un resultado neto consolidado de 26.000 millones de euros, lo que supone un incremento sustancial, de 34.000 millones, respecto a las pérdidas registradas en 2020. El principal determinante de la mejora en el resultado ordinario fue la reducción de las pérdidas por deterioro de activos financieros que, a nivel consolidado, se redujeron un 43,5% respecto a las registradas en 2020, lo que en importes absolutos supone un descenso de 11.000 millones de euros, pasando de 25.300 millones en 2020 a 14.300 millones en 2021.
El margen bruto creció cerca de un 3%, impulsado por la tímida mejoría del margen de intereses y, sobre todo, por un incremento de las comisiones netas del 10,4%, que más que compensaron la notable caída de resultado de operaciones financieras, destaca el Banco de España.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda