El BdE teme un grave desequilibrio inmobiliario

25 de abril de 2022

El Banco de España ha asegurado que los desarrollos recientes del sector de la vivienda español no muestran por el momento un desequilibrio pronunciado. Sin embargo, el importante peso del sector en los balances de los bancos españoles hace que el banco emisor se muestre cauteloso con el desarrollo del sector.

Compartir en:

En un recuadro específico sobre indicadores relativos a la vivienda que se incluirá en el próximo Informe de Estabilidad Financiera, el organismo ha subrayado que no hay señales de aplicación de criterios de concesión laxos, pero la posibilidad de una cierta transmisión de los efectos de los desequilibrios inmobiliarios dentro del área del euro supone una fuente de riesgo relevante para el sector bancario español. Considera crucial evaluar cuidadosamente la disposición de los recursos de absorción de pérdidas suficientes.
Ya son nueve países en la zona euro que se están viendo afectados de manera evidente y que han adoptado una serie de medidas para reducir los desequilibrios inmobiliarios. Algunos han hecho uso de herramientas sectoriales de capital para fortalecer la solvencia de la banca en función de sus exposiciones al mercado inmobiliario. En otros, como Alemania o Eslovaquia, han decidido activar el colchón de capital anticíclico, que supone un requerimiento de capital adicional sobre todas las exposiciones crediticias. El Banco de España decidió hace apenas unas semanas mantener todavía este instrumento en el 0%.

Otros países han establecido también límites sobre los criterios de concesión de préstamos para limitar el riesgo de crédito del flujo de crédito hipotecario nuevo, como Bélgica, Luxemburgo o Francia. En nuestro país, el organismo regulador tiene la capacidad de imponer este tipo de medida desde finales del año pasado. La comisión ejecutiva adquirió en diciembre de 2021 nuevas funciones para atajar cualquier riesgo de burbuja en el sector inmobiliario, hipotecario, resto de crédito a hogares y otras empresas a través de una circular que transpone al ordenamiento jurídico español la normativa comunitaria. En todo caso, estar muy vigilantes es fundamental, sobre todo después de que en muchas geografías del Viejo Continente los problemas se están volviendo palpables e incluso ya se haya empezado a aplicar herramientas macroprudenciales para atajar la situación. Las autoridades internacionales también están insistiendo cada vez más en la necesidad de realizar un seguimiento muy estricto sobre este asunto. Actuar a tiempo resulta fundamental, pues los efectos de estas medidas de contención tienden a no ser inmediatos y a producir los efectos deseados de manera diferida en el tiempo, especialmente en el caso de los colchones de capital.

A pesar de ser consciente de esta situación y de que en algunas economías donde se está tratando de afrontar los desequilibrios inmobiliarios estos están incrementándose, el Banco de España se mantiene inamovible en que tales circunstancias no deberían ser óbice para endurecer las medidas existentes o para poner en marcha medidas nuevas, ante un aumento de las vulnerabilidades.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción