El amianto eleva la factura de las obras del Banco de España 

08 de marzo de 2021

El Banco de España se ha visto obligado a desembolsar 68.763 euros más para las reformas de su edificio ubicado en la calle Alcalá 48 por la presencia de amianto en la fachada de la torre. El anuncio de la modificación de contrato explica que los trabajos generales no se atrasarán por la presencia de este material, pero la factura de las obras ha pasado de 7.780.829 a 9.414.803 euros por las labor extra. 

Compartir en:

Joca Ingeniería y Construcciones es la empresa a cargo de las reformas. El documento oficial que justifica la subida del monto explica que "se ha constatado la existencia de fibras de amianto en el núcleo compuesto por un aislamiento térmico que no estaba accesible ni visible en el momento de la redacción de proyecto. La necesidad se deriva de circunstancias imprevisibles que el Banco de España no pudo prever, puesto que en el momento de la redacción del proyecto los materiales que contienen amianto no eran visibles, ni se podía prever su existencia". 
Una cuarta muerte engrosa el escándalo del amianto en el Metro de Madrid
El amianto es uno de los componentes del fibrocemento. Está compuesto por fibras microscópicas que pueden permanecer en suspensión en el aire el tiempo suficiente para que representen un riesgo respiratorio. Entrar en contacto con este material por un tiempo corto no supone un riesgo grave para la salud. Sin embargo, la situación cambia cuando la exposición es prolongada y las fibras pasen al aire. El cáncer de pulmón es la más mortal de las enfermedades que afectan a las personas expuestas al amianto, pero también puede causar asbestosis o mesotelioma maligno.



El Banco de España y Joca Ingeniería y Construcciones suscribieron un contrato para la rehabilitación parcial de la Torre Cibeles, el edificio que alberga al Banco de España, el 23 de julio de 2020. En ese momento las dos partes establecieron un plazo de ejecución de 24 meses, con la condición de que en el mes 13, que será cumplirá en agosto de este año, deben estar completadas las pasarelas de conexión del inmueble y la planta de la cafetería.
La constructora y el banco han pactado que el plazo estimado para eliminar la presencia de amianto en el edificio es de cuatro meses, que se enmarcan dentro de los 24 meses que comprenden la obra completa. Todo apunta a que las empresas involucradas en el proceso encenderán la maquinaria en las próximas semanas para que este revés no altere el calendario inicial de la reformar de la torre.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias