Gortazar: los retos se llama integración humana y tecnológica

26 de marzo de 2021

"Tenemos dos retos principales por delante en 2021. La reestructuración organizativa, que tendrá importantes implicaciones sobre el redimensionamiento del grupo; y preparar la integración tecnológica de ambas plataformas", ha comentado Gortazar en la rueda de prensa sobre la fusión bancaria. 

Compartir en:

El nuevo super banco contará con unos 51.600 empleados, casi 35.600 trabajadores de CaixaBank y unos 16.000 de Bankia. No obstante, la plantilla española de CaixaBank suma unos 27.500 empleados, por lo que la cifra total se reduce hasta unos 43.500 trabajadores. "Esperamos iniciar las conversaciones con los sindicatos después de Semana Santa, pero lo hablaremos primero con los representantes sindicales. Pero será conocido en las próximas semanas. Nos gustaría cerrar las conversaciones al final del segundo trimestre y cerrar este capítulo lo antes posible, aunque entendemos que es complejo, porque priman las personas".

Gortázar, que no ha querido dar más detalles antes de confirmarlos a los sindicados, ha añadido que "los criterios que se van a seguir serán que no sea traumático y que prime la voluntariedad; y además buscaremos la máxima meritocracia para retener a los mejores". Gortázar ha señalado que "la reestructuración no se hará en dos fases, sino que se hará en un solo proceso, porque es la mejor manera de dejarla atrás más rápido". Además, ha matizado que no se focalizará en los mayores de 54 años, sino en la "voluntariedad y la meritocracia".
Gortázar también ha dejado claro que el banco tiene la intención de acometer el ajuste "en una sola fase" y dejar atrás este proceso. Fuentes sindicales aseguran que el objetivo es cerrar este proceso en junio de 2022.   Para Gortázar, hoy, más que en la línea de llegada, están en la "línea de salida" porque el trabajo empieza ahora y, en 2021, "hay muchas cosas que hacer, entre otras, la reestructuración organizativa", lo que supondrá el "dimensionamiento del grupo" y preparar la integración tecnológica.

Pese a la dimensión de CaixaBank y con negocio solo en España y en Portugal a través de BPI, no tiene previsto crecer fuera de la península de momento. Es "deseable y esperable" que las fusiones transfronterizas tengan más sentido en un tiempo, ha declarado Gortázar, por lo que no será hasta dentro de tres años, una vez resuelta toda la fusión con Bankia, cuando el banco se pueda plantear su salida fuera del mercado doméstico. Las acciones de Bankia dejan de cotizar ya para hacerlo a partir del lunes como nueva CaixaBank y el martes se celebrará el primer consejo de administración de la nueva entidad, que deberá confirmar a ambos ejecutivos en sus actuales cargos, pero ya para el que será el mayor banco de España, con 640.000 millones de euros en activos.





 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción