Álvarez: "Nuestros sueldos están muy regulados" 

28 de abril de 2021

Santander ha sido el primero en responder al Gobierno sobre sus críticas sobre los salarios de los banqueros. Su consejero delegado, José Antonio Álvarez, ha defendido hoy en la rueda de prensa tras la presentación de los resultados del trimestre del grupo, que el esquema de remuneración de la banca es el más regulado que conoce. 

Compartir en:

"El esquema de remuneración de la banca es el más regulado de los que conozco. Hay una directiva comunitaria que estableció unos patrones después de la crisis para desincentivar la toma de riesgo, de forma que hay diferimientos de hasta cinco años en las remuneraciones variables", ha declarado. Álvarez también ha defendido que las entidades bancarias cuentan con un comité de remuneraciones, una gobernanza "fuerte" y las propuestas de retribuciones se someten a la aprobación de las juntas generales de accionistas.

El consejero delegado recordó que hay una directiva comunitaria que estableció unos patrones tras la crisis para desincentivar la toma de riesgo, de forma que se difiere la retribución variable hasta cinco año y gran parte de ella se percibe en acciones que no se pueden vender. Además, señaló que este esquema "muy regulado" tiene un fuerte control dentro de las entidades, para lo que hay un comité de remuneraciones que decide los salarios, después se aprueban en consejo de administración y finalmente, en la junta de accionistas. Asimismo, añadió que después hay un segundo elemento que es la relación con el mercado. "Este esquema, que es europeo, en algunos países nos sitúa en alguna desventaja en la medida que los diferimientos tenemos que aplicarlos en Brasil, México o EEUU, donde nuestros competidores no tienen que hacerlo y nos crea algún problema", dijo., para recordar también que en el mundo de las fintech no hay regulaciones. "Al final los sueldos los acaba estableciendo los órganos de gobierno y teniendo en cuenta lo que dice el mercado, si son altos o son bajos, también depende de cómo evolucione la industria", señaló.


Álvarez recordó que la banca ha hecho un gran trabajo durante la pandemia, siendo más rápida que ningún país de Europa a la hora de aportar liquidez a las empresas en momentos de dificultad. "Ahora, nuestra disposición es la mejor", señaló en referencia de lo que queda por delante para manejar la salida de la crisis con unas empresas muy endeudadas y débiles. "Después, es función de terceros juzgar lo que hacemos", apuntó. El consejero delegado de la entidad apuntó que espera que esta polémica abierta por el Gobierno respecto a los bonus no afecte a la reputación del sector y se le valore por lo que hace y la actividad que desarrolla, "una actividad, en este momento, muy intensa para colaborar en la situación".

Respecto a los EREs puestos en marcha por el sector, se prevé la salida de unos 19.400 empleados, el consejero delegado no descartó que, dada la transformación digital de los clientes, acelerada en parte por la pandemia, siga destruyéndose empleo para adecuar las entidades a la nueva demanda de los usuarios. "Esto es un proceso de transformación donde nosotros tratamos de tener un modelo de banco y distribución acorde con las demandas de los clientes y su comportamiento", espetó. Álvarez aseguró que el número de operaciones que se hacen en las oficinas ha caído fuertemente, mientras que los pagos electrónicos no paran de crecer. "No veo el punto final. La transformación está ahí y adaptaremos lo que haya que adaptar. Tenemos que buscar más talento en ingeniería y software", explicó.




 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias