BBVA vuelve a los niveles pre-COVID 

1T2021: beneficio de  1.210 M€

30 de abril de 2021

El Grupo BBVA alcanzó un beneficio de 1.210 M€ en el primer trimestre de 2021, una cifra en el entorno de los resultados trimestrales previos a la pandemia. En el primer trimestre del año anterior, obtuvo un resultado negativo de 1.792 M€, tras contabilizar un deterioro del fondo de comercio de Estados Unidos y realizar un mayor esfuerzo en dotaciones. 

Compartir en:

El resultado de este trimestre se ha visto impulsado por la positiva evolución de los ingresos recurrentes y por los menores saneamientos y provisiones. Gracias a estos resultados, BBVA ha generado 15 puntos básicos de capital en el trimestre. 

El Grupo BBVA ha comenzado el año con un resultado atribuido que alcanza los niveles previos a la pandemia. Esto ha sido posible gracias a la favorable evolución de los ingresos recurrentes, apoyados en la línea de comisiones, y a las significativamente menores dotaciones por deterioro de activos financieros y provisiones con respecto a hace un año.
Tras el anuncio de la venta de la filial de BBVA en Estados Unidos a PNC el 16 de noviembre de 2020, los resultados del negocio vendido se reportan en el Centro Corporativo bajo una única línea de la cuenta de resultados: ganancias (pérdidas) después de impuestos procedentes de actividades interrumpidas.

Salvo que se indique lo contrario, las variaciones de las partidas de la cuenta de resultados comentadas en adelante son a tipos de cambio constantes, es decir, sin tener en cuenta la fluctuación de las divisas en el periodo, para una mejor comprensión de la evolución de cada línea. En la parte alta de la cuenta de resultados, el margen de intereses alcanzó 3.451 millones de euros en el primer trimestre de 2021, un 2,3% menos que en el mismo periodo del año anterior, debido al desfavorable entorno de tipos de interés. Las comisiones netas, en cambio, mostraron fortaleza en el periodo en las principales áreas de negocio, con un crecimiento interanual del 10%, hasta 1.133 millones de euros. Gracias a este impulso, los ingresos recurrentes (margen de intereses más comisiones) crecieron un 0,5% interanual. Destaca, asimismo, el comportamiento del resultado de operaciones financieras (ROF), con un crecimiento interanual del 16,1%, hasta 581 millones de euros.

El crecimiento de ingresos recurrentes y ROF permitió registrar un margen bruto de 5.155 millones de euros (+0,2% interanual). Los gastos de explotación se incrementaron un 1,8% entre enero y marzo frente al mismo periodo de 2020, hasta 2.304 millones de euros; un crecimiento que se encuentra significativamente por debajo de la inflación media de los países en los que BBVA está presente (4,7%). El ratio de eficiencia se situó en el 45%.
Como resultado, el margen neto alcanzó 2.850 millones de euros en el trimestre (-1,0% interanual).

En cuanto a las partidas de saneamientos crediticios, y provisiones y otros resultados, se situaron al cierre de marzo de 2021 significativamente por debajo de los niveles del mismo periodo del año anterior (-52,4% y -47,3% interanual, respectivamente), cuando el banco realizó el mayor esfuerzo en dotaciones para hacer frente al impacto de la pandemia. El resultado atribuido de BBVA alcanzó 1.210 millones de euros en el primer trimestre, frente a un resultado negativo de 1.792 millones registrado entre enero y marzo de 2020, impactado por el deterioro del fondo de comercio de dicha filial y los mayores saneamientos y provisiones.
En términos de creación de valor para el accionista, el valor contable tangible más dividendos alcanzó 6,15 euros por acción a cierre de marzo de 2021, frente a 5,78 euros por acción hace un año.

El ratio CET 1 ‘fully loaded’ se situó en el 11,88% a 31 de marzo de 2021, lo que supone una generación de capital de 15 puntos básicos con respecto a la cifra de diciembre de 2020 (11,73%). El nivel actual es 329 puntos básicos superior al requerimiento mínimo de capital del Grupo BBVA (actualmente en el 8,59%). El ratio CET1 ‘fully loaded’ pro forma, que considera las plusvalías derivadas de la venta del negocio de Estados Unidos, así como el objetivo de recompra¹ del 10% de las acciones de BBVA, se sitúa en el 13,55%, 155 puntos básicos por encima de la parte alta del rango objetivo de gestión del Grupo de entre el 11,5% y el 12%. Este capital confiere una enorme opcionalidad estratégica para seguir generando valor para el accionista y para apoyar a las economías en la fase de recuperación.

BBVA planea emplear este exceso de capital para crecer de forma rentable y ser más eficiente en sus principales mercados, así como para incrementar la remuneración a sus accionistas. La intención de BBVA es reanudar en 2021 su política de dividendos consistente en un ‘pay out’, íntegramente en efectivo, del 35-40% del beneficio, una vez que se levanten las restricciones del Banco Central Europeo. Asimismo, los accionistas de BBVA han respaldado la posibilidad de amortizar hasta el 10% del capital social de la entidad, equivalente a 667 millones de acciones, con el objetivo de poder implementar una recompra relevante de acciones.

BBVA reducirá a cero su exposición a actividades relacionadas con el carbón, dejando de financiar a empresas en esas actividades, antes de 2030 en los países desarrollados y antes de 2040 en el resto de países en los que está presente. Esta decisión, recogida en la actualización del Marco Medioambiental y Social de BBVA, está alineada con la propuesta del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), consistente en limitar la subida de las temperaturas a un máximo de 1,5ºC y con la ambición de conseguir una economía neutra en carbono en 2050.
En relación a los indicadores de riesgo, la tasa de mora y la de cobertura se mantuvieron prácticamente estables con respecto a diciembre y cerraron el trimestre en el 4,3% y el 81%, respectivamente. El coste del riesgo mantuvo la tendencia a la baja y se situó en el 1,17% en el trimestre -excluyendo la parte vendida del negocio de Estados Unidos- frente al 2,54% de un año antes y el 1,55% acumulado en el ejercicio 2020.

En cuanto a balance y actividad, la cifra bruta de préstamos y anticipos a la clientela se mantuvo prácticamente estable con respecto al cierre de 2020, y se situó en 322.866 millones a 31 de marzo de 2021. Los recursos de clientes descendieron un 1,7%, hasta 437.979 millones, debido a la caída de los depósitos a la clientela (-3,4%), si bien los recursos fuera de balance, principalmente fondos de inversión y de pensiones, se incrementaron un 3,9% en el mismo periodo. Estas cifras no incluyen las correspondientes a la filial y el resto de sociedades del Grupo en Estados Unidos incluidas en el acuerdo de venta suscrito con PNC.
La pandemia ha supuesto un acelerador de la digitalización en el Grupo BBVA. La adquisición de nuevos clientes a través de canales digitales ha crecido un 64% en el último año, mientras que a cierre del primer trimestre de 2021 las ventas digitales suponen ya un 69% del total en unidades vendidas. Asimismo, la operativa de los clientes a través de canales digitales se ha más que duplicado en dos años, mientras que la actividad a través de oficinas se ha reducido un 25% en el mismo periodo (un -50% en España).

ÁREAS DE NEGOCIO
En España, la inversión crediticia descendió un 1,4% respecto al primer trimestre de 2020, debido principalmente a la reducción en los préstamos hipotecarios (-2,6%), a la menor operativa en las empresas de mayor tamaño (-6,0%) y en el sector público (-9,2%). El margen de intereses registró una reducción interanual del 1,3%, hasta 867 millones de euros, afectado por el entorno de bajos tipos de interés. No obstante, la evolución positiva de las comisiones netas y del ROF impulsaron el margen bruto un 8,9% interanual, hasta 1.646 millones de euros. Los gastos de explotación, por su parte, se redujeron un 3,5% interanual, lo que impulsó, a su vez, el margen neto un 22,2%, hasta 893 millones de euros. Las menores provisiones y saneamientos con respecto al mismo trimestre de 2020 permitieron alcanzar un resultado atribuido de 381 millones, frente a unas pérdidas de 130 millones en el primer trimestre de 2020. La tasa de mora y la de cobertura se mantuvieron prácticamente estables con respecto al cierre del ejercicio anterior, y se situaron en el 4,4% y el 66%, respectivamente. El coste del riesgo en el trimestre se situó en el 0,45%, mostrando una clara mejora frente al 1,54% del primer trimestre de 2020 (0,67% a cierre de diciembre de 2020).

En México, la inversión crediticia registró un descenso del 6,5% interanual, principalmente debido al sector de empresas. Sin embargo, considerando la evolución desde el cierre de 2020 se observa un incremento del 1,5%, derivado del dinamismo mostrado por los créditos a banca corporativa. El resultado atribuido alcanzó 493 millones de euros, un 46,9% más interanual, gracias al menor impacto de los saneamientos con respecto al primer trimestre de 2020 (se redujeron un 34,2% interanual). En cuanto a los indicadores de riesgo, todos tuvieron una evolución favorable en los últimos tres meses; en particular, la tasa de mora, que se redujo 37 puntos básicos entre enero y marzo, hasta el 3%. La tasa de cobertura se situó en el 129% y el coste del riesgo en el 3,55%.

En Turquía, la inversión crediticia en liras creció un 35,1% interanual, mientras que los préstamos en moneda extranjera continuaron reduciéndose (-12,5% interanual). El margen de intereses disminuyó un 14,6% interanual hasta 530 millones de euros, fundamentalmente debido a la contracción del diferencial de la clientela y al aumento de los costes de financiación. No obstante, el beneficio atribuido creció un 96,0% interanual, hasta 191 millones de euros, gracias a la aportación de comisiones netas y el ROF, así como a los significativamente menores saneamientos y provisiones con respecto al mismo periodo del año anterior. La tasa de mora se situó en el 6,9%, la de cobertura, en el 78% y el coste del riesgo, en el 1,34%.

En América del Sur, excluyendo BBVA Paraguay para homogeneizar la comparativa, la actividad crediticia registró un incremento del 9,6% respecto a marzo de 2020. Y, en la cuenta de resultados, destaca el crecimiento del margen de intereses (+8,2% interanual), hasta 660 millones de euros. Esta cifra, unida al incremento en comisiones (+25%) y ROF (+18%), y a los menores saneamientos y provisiones con respecto al primer trimestre de 2020, llevaron el resultado atribuido del área hasta 104 millones de euros, un 150,2% más en términos interanuales.
¹ Cualquier potencial recompra de acciones queda sujeta a la obtención de las autorizaciones regulatorias correspondientes, así como, entre otros factores, al precio de la acción.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción