Genç: "Los sueldos de los directivos de la banca están regulados"

30 de abril de 2021

El consejero delegado de BBVA, Genç, ha declarado, como ya lo hiciera el banco la semana pasada en un comunicado, que en la entidad  "no hay más remedio" que acometer el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado en España para garantizar la "viabilidad" en el futuro. 

Compartir en:

Y, como lo hizo el pasado miércoles su homólogo de Santander, Álvarez, replicó al Gobierno, y más concretamente a la ministra de Economía, Calviño, al considerar que los salarios de la banca se encuentran "ampliamente regulados" a escala europea."El Banco Central Europeo tiene un reglamento muy detallado sobre los plazos, los múltiplos, los requisitos y además de esas normas, la remuneración de las entidades financieras la fijan los órganos sociales y la aprueban los accionistas", expuso al ser preguntado al respecto. La misma explicación que dio Álvarez. El Gobierno ha trasladado al Banco de España su preocupación por lo que considera unos salarios altos de los banqueros, abogando por la moderación cuando las entidades encaran además fuertes ajustes de plantilla del sector.

"Entendemos las sensibilidades y respetamos las opiniones sobre este tema", apuntó el CEO de BBVA, aunque recordó que está regulado y recordó que la propuesta de salarios se analiza en el consejo de administración para su aprobación en Junta por los accionistas. "Competimos por el talento y el nivel de remuneración de este sector lo define el mercado, así como el de otros sectores" y es "entre sectores y entre países", poniendo a título de ejemplo que uno de los altos ejecutivos de BBVA abandonó la entidad para trabajar "en una importante empresa tecnológica en Estados Unidos".
Sobre el ERE que la entidad tiene en marcha en España, y que afecta a unos 3.448 empleados tras reducirlo en 350 trabajadores, Genç ha declarado que se produce en un contexto en el que las transacciones en las oficinas del banco han caído a la mitad en los últimos dos años, lo que ha requerido "una reacción" por parte del banco.

Ha declarado que es un proceso "complicado y doloroso en muchas dimensiones" pero que tiene lugar en un escenario en el que las transacciones en oficinas han caído un 50% en los últimos dos años."En dos años se ha reducido una parte del negocio a la mitad, eso es algo que requiere una reacción y es lo que estamos haciendo con estos planes de eficiencia", ha explicado.
Genç. por otra parte, ha insistido en que cualquier potencial compra que pueda llevar a cabo la entidad con su excedente de capital generada por la venta de su filial de Estados Unidos, deberá generar valor para los accionistas, lo que sería más sencillo en los mercados en los que el banco está presente por el elemento de escala.

Hay que recordar que BBVA y Banco Sabadell iniciaron negociaciones a finales del pasado año para su fusión que se rompieron semanas más tarde por cuestión de precio. Los analistas aún creen que BBVA puede protagonizar una fusión en España, y no descartan que vuelvan a entablar negociaciones con Sabadell, una vez que el banco que preside Carlos Torres cuenta con un excedente de capital que el mercado considera que puede ser asignado a la compra de un banco, además de ejecutar la recompra de acciones del 10%. El directivo, no obstante, ha insistido en que cuenta con "muchísimas opciones" para la asignación de capital y elegirá la que genere mayor rentabilidad tras valorar cada una de ellas.

"No por tener un excedente de capital vamos a comprar cosas, hay que analizar cualquier oportunidad atendiendo a las cifras y a la creación de valor. Si hay un gran proyecto, siempre se puede conseguir capital si es necesario. Cualquier oportunidad en sí misma tiene que tener sentido independientemente de si se tiene o un excedente de capital", ha remarcado."Para eso, hay que crear valor y, por tanto, tiene que haber un elemento de escala. Por eso decimos que parece que sería más fácil crear valor en nuestros mercados actuales, pero tiene que haber ese encaje estratégico, independientemente de su tenemos excedente de capital o no", ha explicado.

La intención de BBVA es reanudar en 2021 su política de dividendos consistente en un pay out, íntegramente en efectivo, del 35-40% del beneficio, una vez que se levanten las restricciones del Banco Central Europeo (BCE), lo que espera que suceda el próximo mes de septiembre. En cuanto a la recompra de acciones que espera ejecutar la entidad, para la que ya cuenta con el respaldo de los accionistas para amortizar hasta el 10% de capital (equivalente a 667 millones de acciones), el consejero delegado del banco ha detallado que esperan iniciar la recompra de acciones en el tercer o cuarto trimestre de este año, una vez se cierre la venta de la filial de Estados Unidos, se levanten las restricciones y se analice la evolución del precio de la acción. Completar el proceso podría tomar "unos seis meses o un poco más", por lo que la recompra del 10% de acciones de BBVA finalizaría previsiblemente a mediados de 2022.
El CEO también ha explicado que están explorando mercados para implantarse de forma digital, aunque no ha dado más detalle.

En cuanto a la imagen del banco tras el anuncio de su ERE, que afecta a unos 3.500 empleados, y las críticas del Gobierno sobre los sueldos de los banqueros, Genç cree que la banca en España cuenta con una imagen peor que en otros países.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias