BANCA: el dividendo podría regresar en septiembre

20 de mayo de 2021

El Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del que forma parte el Banco Central Europeo, vigilará a partir de ahora con especial atención la exposición de la banca española al sector inmobiliario comercial, como el negocio de alquiler de oficinas, además de al pequeño comercio.

Compartir en:

Según fuentes próximas al encuentro mantenido ayer entre el presidente del MUS, Enria, y los banqueros españoles, el responsable de la supervisión europea ha trasladado este aviso al sector durante una videoconferencia con los consejeros delegados, o en algunos casos presidentes, de Santander, BBVA, CaixaBank, Sabadell, Bankinter, Unicaja Banco, Kutxabank, Abanca, Liberbank, Cajamar e Ibercaja. Uno de los temas que estaban incluidos en la agenda a tratar era el del dividendo. En este caso, Enria se mostró más receptivo a levantar el veto existente en la actualidad a la remuneración del accionista, y cuya revisión se debe realizar en septiembre, tras conocerse los resultados de los test de estrés de la banca y la previsible recuperación de la economía tras la pandemia del Covid.

 

La recomendación del BCE para que la banca europea no reparta dividendo se impuso a finales de marzo de 2020, aunque en diciembre levantó ligeramente la mano para que los bancos más solventes pudieran repartir un tope del 15% de sus beneficios. El supervisor está ahora más dispuesto a levantar esta limitación a finales de este año, aunque la decisión definitiva aún no se ha adoptado, aseguran fuentes del sector. Enria enfatizó sobre todo en el riesgo de créditos. Y aunque considera que las expectativas son hoy mejores que las que había hace unos meses, mantiene que todavía hay incertidumbre sobre qué pasará una vez que se levanten las medidas de apoyo a las empresas y particulares.

La principal preocupación sigue siendo el “efecto acantilado”, el impacto que podría tener en los balances el fin de las moratorias y las carencias de los préstamos avalados por el Estado.

 

En el segundo trimestre de este año, los supervisores han estado mirando la exposición de los bancos españoles a los sectores más afectados por la crisis, como la hostelería y el turismo. Ahora, sin embargo, van a prestar también atención al mundo del comercial real estate, como el alquiler de oficinas, tras el aumento del teletrabajo, al igual que a la evolución del pequeño comercio, por el aumento de las compras a través de grandes plataformas digitales.

Coincidiendo con la reunión con los banqueros españoles, se conoció la opinión de Enria sobre la posibilidad de que el BCE y los supervisores locales puedan limitar por norma los dividendos. En este sentido, el BCE ha rechazado la idea de que las autoridades supervisoras tengan a su disposición poderes legales extraordinarios que las faculten para impedir que los bancos abonen dividendos en caso de necesidad. En respuesta a una carta enviada por los eurodiputados Ernest Urtasun y Sven Giegold, Enria subraya que no apoya la creación de estos “poderes discrecionales” en este momento, ya que implica riesgos tanto para la estabilidad financiera como para la integración bancaria y de mercados de capitales en Europa.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias