La JUR podría limitar la distribución de dividendos

26 de mayo de 2021

La Junta Única de Resolución (JUR) europea podrá limitar la distribución de  dividendos, bonus y otros tipos de remuneración a los bancos que no respeten el mínimo de fondos propios y pasivos admisibles (MREL), es decir, el colchón anticrisis exigido para que cubran pérdidas ente eventuales problemas, de forma que no tengan que recurrir a rescates públicos.

Compartir en:

La JUR, encargada de planificar y ejecutar la resolución de los grandes bancos de la eurozona en casos de crisis, publicó este miércoles su política actualizada sobre MREL, que incorpora los cambios acordados dentro del Paquete Bancario de la Unión Europea adoptado en mayo del año pasado.

Los bancos europeos tienen que alcanzar de media un mínimo de fondos propios y pasivos elegible, incluido el requisito combinado de colchones de capital (CBR, en inglés), equivalente al 26% del total de sus activos ponderados por riesgo hasta el 1 de enero de 2024 (1,774 billones de euros en total), de los cuales un 17,1% tiene que cubrirse con instrumentos subordinados.

Para el 1 de enero de 2022 se fija además un objetivo intermedio vinculante del 25,19% de los activos ponderados por riesgo, de acuerdo con las últimas metas fijadas por la JUR. A partir de esa fecha, las entidades que no cumplan con los objetivos que les va fijando regularmente la agencia europea, tendrán que informar inmediatamente a la JUR, que evaluará si está justificado restringir la distribución de dividendos, bonus u otro tipo de ganancia.

 

La JUR analizará mes a mes la situación teniendo en cuenta factores como las consecuencias de una eventual prohibición, el impacto en caso de resolución o las condiciones de mercado, por ejemplo. Si tras nueve meses persiste el incumplimiento, la JUR impondrá la limitación de distribuir ganancias salvo que existan motivos para hacer una excepción, en particular, que esté en riesgo la estabilidad financiera. Pese a este periodo de evaluación, la JUR no tiene por qué esperar al noveno mes para actuar si considera necesario hacerlo antes.

Actualmente, el Mecanismo Único de Supervisión (integrado en el Banco Central Europeo) ya impone automáticamente estas restricciones cuando las entidades incumplen los requisitos mínimos de capital de máxima calidad, a lo que ahora se suma la posibilidad de que la JUR lo haga cuando no se respete el mínimo de MREL.

A diferencia del supervisor, la decisión por parte de la JUR no es automática, con lo que podrá ejercer cierta flexibilidad a la hora de aplicarla. Según los datos del cuarto trimestre de 2020 publicados hoy por la autoridad de resolución, de media los bancos europeos aún deben constituir MREL por valor de 39.600 millones de media (0,58 % de sus activos ponderados por riesgo) para lograr el objetivo de 2024. Para alcanzar la meta de 2022, el déficit es del 0,07 % (5.000 millones).

"El déficit de MREL es más pequeño año a año. Esperamos que la mayoría de bancos puedan cumplir sus metas de 2024. Al mismo tiempo, les urgimos a mantener el impulso para constituir MREL, especialmente dado que los mercados ahora son tan favorables", dijo a Efe la presidenta de la JUR, Elke König. En el caso de los bancos españoles, el objetivo de MREL de media es del 29,10% y el déficit para lograrlo ascendía al 0,94% en diciembre del año pasado, según los datos de la JUR, que excluyen a las cuatro entidades inmersas en fusiones en ese momento (Bankia con Caixabank y Liberbank con Unicaja).

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias