DIA DEL INVERSOR

SABADELL: Independencia y rentabilidad

28 de mayo de 2021

González Bueno, el nuevo Ceo del Sabadell ha presentado con ocasión del dia del inversor su primer plan estratégico para los próximos tres ejercicios (2021-2023), cuyo objetivo es conservar la independencia del grupo, y multiplicar por tres los beneficios.

Compartir en:

El reto es lograr una rentabilidad o ROTE superior al 6% en estos tres años (lo que equivale a un ROE, rentabilidad sobre recursos propios del 5%), frente 0% de 2020, lo que significa un beneficio entre los 670 millones a los 700 millones de euros, según cálculos, ya que el banco no ha facilitado este dato en su plan remitido este viernes a la CNMV y que presenta a los analistas.

Este beneficio es aún inferior al obtenido en 2019, que fue de 768 millones de euros, aunque en 2020 las ganancias se redujeron a dos millones tras provisionar 2.275 millones de euros.

En estas ganancias calculadas para 2023 se incluye las aportaciones de su filial británica, TSB, que, tras anunciarse a finales de año que era un banco puesto en venta, ahora se ha convertido en un activo más a aportar a los beneficios del grupo. De hecho, tras dar la vuelta a su negocio para focalizarse en el crédito hipotecario, el objetivo es llegar a 2023 con un ROTE también del 6%, que supondría un beneficio de 180 millones de euros. 

El cambio de objetivos respecto a TSB se debe, entre otras razones, al crecimiento económico que está experimentando Reino Unido, muy superior al previsto al inicio de la pandemia. TSB también mantendrá su plan de reducción de costes de 70 millones hasta 2023.

Para lograr la rentabilidad prevista en Sabadell, el banco cambiará su mix de negocio, para reforzar su banca de empresas, su gran apuesta, tras contar con una penetración en este segmento de la economía del 40% en España; y en menor medida en el crédito hipotecario, pero también buscará una reducción de costes, como ya hiciera este año con la salida de 1.800 empleados, y el cierre de unas 235 oficinas en 2020, año en el que se aprobó su plan de ajuste que acaba de finalizar y ha supuesto un ahorro de 140 millones anualizados.

 

Ahora también tiene previsto cerrar oficinas, aunque no las ha cuantificado, y poner en marcha un nuevo plan de ajuste, que puede afectar a otros 1.300 empleados, y que aprobará a finales de este año, aunque se efectuará en el primer trimestre de 2022. El reto es ahorrar 100 millones de euros.  Para abordar el plan de ajuste, el banco cuenta con unas plusvalías latentes de 1.000 millones de euros en un cartera de renta fija.

La digitalización de su negocio retail es otro de sus retos incluidos en el plan estratégico. Pretende que los productos más sencillos, como préstamos al consumo, medios de pago y cuentas corrientes cuenten con un modelo 100% digital. Hay que recordar que González Bueno fue el introductor de ING en España, un banco totalmente digital.

 

Mientras, la comercialización de hipotecas, productos de ahorro, inversión y seguros contará con un modelo mixto de distribución, a través de canales remotos y el soporte personal de gestores especializados en oficinas. La rentabilidad que espera alcanzar Sabadell al final de su plan es considerada por los analistas como poco ambiciosa, de hecho, no cubre el coste de capital, aunque algunos expertos aseguran que el banco parte de una nula rentabilidad.

Sabadell tampoco espera una subida elevada de la morosidad. Considera que los impagados, finalmente, serán  muy inferiores a lo que se preveía un año antes como consecuencia de los efectos de la crisis económica por la pandemia. Ahora se espera que a finales de 2023 la tasa de morosidad sea ligeramente superior al 5%, sin tener en cuenta la venta de carteras (4,4% en 2020), con una cobertura de alrededor del 50% en 2023, ahora es del 52%.

El banco, además, prevé mantener solvencia a lo largo de estos tres ejercicios, y dejar su ratio CET1 fully loaded en el 12%. El grupo tiene previsto llevar a cabo emisiones netas de cédulas hipotecarias por 1.000 millones de euros anuales, y menos de 1.000 millones también al año en emisiones de deuda senior.

En su plan estratégico, la entidad tiene previsto volver al dividendo, una vez que tras el veto impuesto por el BCE en marco de 2020, y tras abrir la mano en diciembre para que la banca pudiese repartir el 15% del beneficio de 2020 para remunerar al accionista, Sabadell fue el único de los grandes bancos españoles que optó por no repartir dividendo. Ahora, su objetivo es remunerar al inversor con un pay-out del 30% anual, aunque este porcentaje es una estimación, ya que todo depende de lo que apruebe el consejo y el supervisor.

En cuanto al negocio, el grupo pretende reforzar su apuesta por el crédito a empresas y pymes, para que represente el 30% del total de la cartera. Ahora es del 28%. Aunque la apuesta por las hipotecas se mantiene, su peso en el conjunto del crédito en España desciende, al pasar del 26% en 2020 al 25% en 2023.El crédito al consumo aportará el 3% del total de la cartera, frente al 2% actual.

Pero es en TSB donde el plan estratégico contempla un salto cuantitativo, al pasar del 25% su peso crediticio al 29% en estos tres años, gracias, según explica el banco en su plan, al fuerte crecimiento que se espera de las hipotecas, que será la estrella del negocio en la filial británica. De hecho, el banco reducirá su negocio de crédito al consumo para apostar por el crédito hipotecario.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción