Y la banca busca como contentar al Ejecutivo

20 de junio de 2021

La banca busca restablecer sus relaciones con el Gobierno, deterioradas en los últimos meses tras los fuertes ajustes puestos en marcha por CaixaBank, y de BBVA, con la salida de más de 10.000 empleados entre ambos bancos y el cierre de cerca de 2.000 oficinas entre ambas entidades. 

Compartir en:


La crisis sanitaria y en extensión económica han sensibilizado a la población y al Gobierno con estos ajustes, que a su vez chocan con los elevados sueldos de los banqueros. Todo ello ha vuelto a poner sobre la mesa una reflexión sobre la reputación del sector, primordial para un negocio como el bancario. Ante esta situación, y aprovechando la recuperación económica, la banca ha redactado un protocolo, según señala CincoDias, para reforzar su “compromiso social y sostenible”. Este código, que es conocido por el Gobierno y en cierta forma consensuado, será sometido a la firma del sector en julio, aunque su adhesión será inicialmente voluntaria.


El objetivo es establecer medidas que permitan a la banca mejorar su reputación e imagen “ahora que la recuperación se consolida”, según apunta el sector. Pretende demostrar “el sólido compromiso del sector con la sociedad”. Considera que es un momento “idóneo para demostrar que la banca, aun estando muy afectada por las circunstancias económicas, no solo quiere mantener su apoyo, sino reforzarlo, porque el bien de nuestras empresas, emprendedores, talento y sociedad es el bien de toda España”.

Para conseguir estos objetivos, el sector ha incluido ocho principios de actuación, que serán desarrollados en este protocolo, que todavía es un borrador. La primera medida que quieren fomentar es la formación de su plantilla. Los bancos pretenden impulsar una formación continua de los empleados, con especial atención en la capacitación digital y tecnológica, para lo que intentarán llegar a acuerdos con instituciones educativas de prestigio. 
Ante los ERE puestos en marcha, y los que seguirán en próximos años, el sector se compromete a recolocar a los trabajadores salientes. En el protocolo que pretenden firmar se explica que su objetivo será potenciar “al máximo” la adscripción voluntaria de los trabajadores, con procesos colectivos ordenados, negociados y acordados con los sindicatos “con el firme propósito de mantener la paz sindical y laboral en las empresas”.
Además, aseguran que estos ERE “no supongan carga alguna para el Estado”, ya que serán los bancos los que asuman los costes de desempleo y compensarán las bajas en términos de cotizaciones a la Seguridad Social a través de los que mantienen su nivel de cotización.

Impulsarán también mecanismos para la recolocación de personal en empresas del grupo “siempre que sea posible”. Pondrán en marcha iniciativas para mejorar los servicios de recolocación “sobre los legalmente exigibles” y promoverán vías de apoyo de entidades de recolocación externas.
Otra iniciativa del protocolo es apoyar la llamada economía sénior, para facilitar su contribución con una segunda carrera si el empleado así lo desea. También se impulsarán planes de emprendimiento.

También proponen impulsar la reincorporación de los prejubilados al mercado sí así quieren. Sobre las retribuciones de los banqueros, el protocolo recoge medidas propuestas para rebajar el salario variable en momentos de crisis. Pretenden terminar con la polémica acrecentada hace meses sobre los salarios de los directivos, tras las críticas de la vicepresidenta segunda del Gobierno, Nadia Calviño, tras la subida del sueldo del presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, quien ha pasado de cobrar 500.000 euros en Bankia a 1,68 millones en la firma de origen catalán, en medio de un ERE definido por los sindicatos como “salvaje”.

En el documento se insiste en que la remuneración de los directivos de la banca está sometida a la disciplina del mercado y a una “intensa y exigente regulación, más que ningún otro sector de la economía”.
Tras esta explicación, los bancos proponen impulsar un sistema de retribución variable que incluya criterios de compensación de banca responsable, con protagonismo a la sostenibilidad, la digitalización y la atracción de talento. Así, impulsarán un método de remuneración variable que siga la evolución del sector, su entorno y la economía en su conjunto, y pondere entre sus criterios la compensación de elementos de banca responsable.

Otra de las medidas clave que pretende fomentar el sector es el de la educación financiera y digital, y la inclusión financiera. Para ello promoverá una red que facilite a la sociedad obtener los conocimientos adecuados para poder operar con seguridad en los nuevos canales digitales. A ello se sumará el diseño de una red de agentes financieros y llegar a acuerdo con otras entidades no financieras con presencia en el mundo rural para que su población pueda disponer de efectivo, por ejemplo o realizar las operaciones básicas.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias