caixabank

CaixaBank última oferta para el ERE

28 de junio de 2021

Caixabank ha puesto sobre la mesa su último planteamiento sobre el ERE de carácter finalista. En el mismo se mantiene la última oferta, 6.950 bajas de personal (incluyendo las 686 recolocaciones en empresas del grupo), pero flexibilizando la voluntariedad, ampliando hasta finales de 2022 la ejecución del mismo y rebajando la prejubilación a 52 años. 

Compartir en:


La semana pasada la entidad ya recortó el número de afectados de manera relevante, en 450, y aumentó la indemnizaciones de las salidas. Con esta diminución, el banco ha reducido un  el expediente de regulación en un 16% sobre la propuesta inicial. Estos movimientos se producen después de que el Gobierno haya presionado a la dirección, para que el ERE tenga el menor impacto posible sobre el empleo y se haga de manera voluntaria y pactada.
Además, tienen lugar también después de que los sindicatos hayan convocado una nueva jornada de huelga en la entidad para mañana, día en el que en principio culmina el periodo formal de negociación para alcanzar un acuerdo.

Los representantes de la plantilla venían exigiendo que el proceso fuera de carácter voluntario y se eliminarán los criterios generacionales, por lo que se avanza en el acercamiento de posturas. La propuesta de CaixaBank es que si no hay adhesiones suficientes por provincias o departamentos (como los servicios centrales) el criterio sea la meritocracia y, por tanto, se tenga que cubrir con bajas forzosas. Además, ha fijado determinados cupos por edades, con carácter de prevalencia para el colectivo de mayores de 56 años y los menores de 52 años.

La dirección de la entidad ya dio muestras en una de las últimas reuniones de que iba a flexibilizar las condiciones y que iba a quitar el criterio de que el 60 por ciento de las salidas afectaran a los mayores de 50 años. Según los cupos, no más de 1.500 trabajadores tendrán que tener 54 o 55 años y otros 500 procederán del grupo de entre 52 y 53 años, con el objetivo de conseguir los ahorros de costes necesarios.
Asimismo, en su propuesta finalista ha elevado de nuevos las compensaciones económicas y suprimido franjas para las mismas, reduciendo de 54 a 52 años el esquema de prejubilación. Para los mayores de 54 o más con 6 años de antigüedad ofrece el 57%. En concreto para los afectados entre 55 y 56 años, ofrece dicho porcentaje por siete anualidades. Por su parte, para aquellos que tengan entre 52 y 53 años, se establecerá un pago fraccionado del importe equivalente al 57% a su salario fijo anual multiplicado por siete, con abono mensual hasta cumplir los 63 años, es decir, aplicando un sistema parecido al de la prejubilación.

Para los menores de 52 la indemnización se quedaría en 40 días por año de servicio con límite de 36 mensualidades, además de una prima de 7.500 euros por seis años de antigüedad y un premio de 2.000 euros para el resto. La principal mejora se ha realizado  para este colectivo, ya que la anterior era de 35 días por año con un tope de 24 mensualidades, con el objetivo de la voluntariedad sea mayor. Asimismo, la entidad ha propuesto modificar las coberturas de riesgo del plan de pensiones de los empleados, pasando de una fórmula de rentas a una de capitales, la más habitual en los planes de pensiones de las empresas del Ibex 35, e incrementar un 1% las aportaciones de jubilación de la entidad al plan de pensiones, tanto para los empleados provenientes de CaixaBank como para el colectivo procedente de Bankia cuando se reduzcan sus capitales de cobertura de riesgos

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias