La probabilidad de impago de créditos vivos aumenta en el 8,65% 

05 de julio de 2021

Las medidas para contener la propagación de la COVID-19 que derivaron en confinamiento, suspensión de actividades económicas, ERTEs… han tenido un fuerte impacto en el empleo y en los ingresos de los españoles. Esto está provocando un empeoramiento en la capacidad de pago de los españoles, que puede agravar el aumento de la morosidad en el corto plazo. 

Compartir en:

Sin embargo, los efectos de la pandemia todavía no son evidentes en las estadísticas y los datos que se consideran para calcular reservas de capital y conceder nuevas operaciones crediticias pueden responder a un escenario excesivamente optimista.
Así, de acuerdo con su nueva herramienta de predicción AIS Group señalan la probabilidad de incumplimiento de los créditos vivos, estaría más próxima al 8,65% si consideramos el efecto COVID, que a los valores cercanos al 5% que resultan si no se contempla. “Se trata de datos que, aunque estimados a partir de distintos indicadores estadísticos, deben tenerse muy en cuenta tanto para la concesión de nuevos préstamos como en el seguimiento de las carteras de las entidades financieras, para evitar un excesivo deterioro”, indica Aguirre.

Considerando ese agregado de indicadores sociodemográficos e información relativa al empleo, se observa que los jóvenes de entre 20 y 25 años son los que ofrecen la mayor probabilidad de impago. Este segmento poblacional vería crecer su probabilidad de incumplimiento en casi 10 puntos porcentuales, pasando de un 16,9% a un 26,3%. Les seguiría el grupo de menores de 20 cuya PD promedio tras imputar el efecto de la COVID habría alcanzado el 22,7%, mientras que su registro sin el ajuste sería del 18,2%. Otro de los colectivos que más vería acentuarse su probabilidad de incumplimiento sería el de las personas de entre 26 y 30 años, que actualmente superaría el 16,5%. Los mayores de 55 se mantendrían como el segmento con la menor probabilidad de caer en impago. Sin embargo, también verían elevarse su tasa. Su promedio al incluir el efecto del coronavirus pasaría del 3,8% al 6,29%.

El sector de actividad, igual que la edad, determina los ingresos medios de las personas e influye en los índices de probabilidad de no poder pagar los créditos concedidos. Así, al introducir el impacto provocado por la pandemia, los empleados del sector comercio verían dispararse su probabilidad de incumplimiento del 7,1% al 10,9%. Este colectivo presentaría la tasa más alta, al encontrarse por encima de las del sector servicios en general, cuya PD promedio se estimaría actualmente en el 7,8%. Por su parte, en el caso de las personas ocupadas en la industria, su probabilidad de impago ascendería del 4,7% al 6,9%.
El sector con mejor perspectiva es el agrícola. La COVID apenas ha influido en la probabilidad de incumplimiento de las personas que trabajan en él, que sólo la verían ascender una décima, quedándose en el 5,3%. Sería, pues, a día de hoy la tasa más baja de entre todos los sectores de actividad.




 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción