Como es el usuarios de banca digital

07 de julio de 2021

El uso de la banca por Internet se ha disparado en la zona euro entre personas de todas las edades (mayores de 16 años). Los aumentos más significativos se dan entre quienes tienen de 65 a 74 años, cuya proporción se ha más que duplicado entre 2010 (14%) y 2020 (37%). 

Compartir en:

No obstante, el grupo que muestra un mayor uso de este servicio es el formado por las personas de 25 a 44 años. Alrededor de tres cuartas partes de estas declararon en 2020 haber utilizado la banca por Internet durante los tres meses anteriores a la encuesta, mientras que en 2010 la proporción no superaba la mitad.
La penetración de la banca por Internet es especialmente elevada en los países nórdicos y en Países Bajos, donde el porcentaje de personas que utilizan este servicio oscilaba en 2020 entre el 85% y el 95%. Además, las diferencias de edad son en estos países muy pequeñas, con un gran número de personas mayores acostumbradas a la banca electrónica.
Por el contrario, Grecia e Italia son los países con menores porcentajes de usuarios de banca por Internet: sólo alrededor de cuatro de cada diez personas en ambos países hacen uso de ella, con porcentajes muy bajos de personas mayores que recurren a este servicio. En España, el uso de la banca online está más extendido (62%) que en otros países del sur de Europa, aunque las diferencias entre grupos de edad (brecha generacional) también son significativas.

En general, las mujeres en España utilizan menos la banca electrónica que los hombres. Esta diferencia es especialmente notable entre quienes tienen de 55 a 74 años: el 50% de los hombres y el 40% de las mujeres declaran utilizarla. La brecha es menor en el grupo que incluye a las personas de entre 25 y 54 años: en 2020, el 74% de los hombres y el 72% de las mujeres hacían uso de la banca electrónica. Sin embargo, en el grupo más joven (de 16 a 24 años) el porcentaje de mujeres que utilizó este servicio (56%) es cinco puntos porcentuales mayor que el de los hombres (51%). Estos datos sugieren que la brecha de género en la digitalización financiera de los clientes podría no solo reducirse entre las generaciones más jóvenes que viven en España, sino incluso invertirse.



 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias