EL BCE MODIFICA SU ESTRATEGIA

El objetivo de inflación será el 2%

08 de julio de 2021

La institución presidida por Lagarde ha cambiado su objetivo de inflación para dar mayor claridad y transparencia a la política monetaria. Hasta la fecha, este objetivo se encontraba en un punto indefinido, cercano pero por debajo del 2%. El Consejo de Gobierno del BCE ha acordado elevarlo hasta el 2% simétrico en la primera revisión estratégica en casi 20 años. 

Compartir en:

Además, este objetivo será flexible, lo que puede tener implicaciones de calado para la economía y los mercados. Según el comunicado, el BCE presenta un plan de actuación para incluir consideraciones climáticas en su estrategia de política monetaria
El Consejo de Gobierno del BCE ha asumido el firme compromiso de:seguir incorporando consideraciones climáticas en su marco de política monetaria;
ampliar su capacidad analítica en materia de modelización macroeconómica, estadística y política monetaria en relación con el cambio climático;
incluir consideraciones climáticas en las operaciones de política monetaria en las áreas de divulgación de información, evaluación de riesgos, sistema de activos de garantía y compras de activos del sector empresarial;
implementar su plan de actuación en paralelo al avance de las políticas e iniciativas de la UE en materia de divulgación y presentación de información sobre sostenibilidad ambiental.

El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido un amplio plan de actuación con una ambiciosa hoja de ruta (véase el anexo) para seguir incorporando consideraciones climáticas en su marco de política monetaria. Con esta decisión, el Consejo de Gobierno subraya su compromiso de reflejar más sistemáticamente consideraciones de sostenibilidad ambiental en su política monetaria. La decisión es resultado de la revisión de la estrategia llevada a cabo en 2020 y 2021, en la que han tenido una importancia fundamental las reflexiones sobre cambio climático y sostenibilidad ambiental.

Hacer frente al cambio climático es un reto mundial y una prioridad política de la Unión Europea. Aunque los Gobiernos y los parlamentos son los principales responsables de actuar frente al cambio climático, el BCE reconoce, dentro de su mandato, la necesidad de seguir incorporando consideraciones climáticas en su marco de política monetaria. El cambio climático y la transición hacia una economía más sostenible afectan a las perspectivas de estabilidad de precios a través de su impacto en indicadores macroeconómicos como la inflación, el producto, el empleo, los tipos de interés, la inversión y la productividad, así como en la estabilidad financiera y en la transmisión de la política monetaria. Asimismo, el cambio climático y la transición hacia una economía baja en carbono afectan al valor y al perfil de riesgo de los activos que el Eurosistema mantiene en su balance, lo que podría dar lugar a una acumulación no deseada de riesgos financieros relacionados con el clima.

Mediante este plan de actuación, el BCE aumentará su contribución a la lucha contra el cambio climático, en línea con sus obligaciones conforme a los Tratados de la UE. El plan prevé medidas que reforzarán y ampliarán las actuales iniciativas del Eurosistema para tener más en cuenta las consideraciones climáticas con el objetivo de preparar el terreno para cambios en el marco de aplicación de la política monetaria. El diseño de esas medidas será coherente con el objetivo de estabilidad de precios y deberá tener en cuenta las implicaciones del cambio climático para una asignación eficiente de los recursos. El nuevo centro sobre el cambio climático del BCE coordinará las actividades al respecto en todo el BCE, en estrecha colaboración con el Eurosistema. Estas actividades se centrarán en las siguientes áreas:

Modelización macroeconómica y evaluación de las implicaciones para la transmisión de la política monetaria. El BCE acelerará el desarrollo de nuevos modelos y realizará análisis teóricos y empíricos para el seguimiento de las implicaciones del cambio climático y de las políticas al respecto para la economía, el sistema financiero y la transmisión de la política monetaria a través de los mercados financieros y el sistema bancario a los hogares y las empresas.

Datos estadísticos para análisis de riesgos relacionados con el cambio climático. El BCE desarrollará nuevos indicadores experimentales para incluir instrumentos financieros verdes relevantes y la huella de carbono de las entidades financieras, así como su exposición a riesgos físicos relacionados con el clima. Posteriormente, a partir de 2022, introducirá mejoras progresivas en esos indicadores, también en línea con el avance de las políticas e iniciativas de la UE en materia de divulgación y presentación de información sobre sostenibilidad ambiental.

Divulgación de información como requisito para la admisión de activos de garantía y para las compras de activos. El BCE introducirá requisitos de divulgación de información sobre los activos del sector privado como nuevo criterio de admisión o como base para un tratamiento diferenciado a efectos de su presentación como activos de garantía y de las compras de activos. Tales requisitos tendrán en cuenta las políticas e iniciativas de la UE en materia de divulgación y presentación de información sobre sostenibilidad ambiental y promoverán prácticas de divulgación de información más coherentes en el mercado, manteniendo al mismo tiempo la proporcionalidad mediante la adaptación de los requisitos a las pequeñas y medianas empresas. El BCE anunciará un plan detallado en 2022.

Mejora de las capacidades de evaluación de riesgos. A partir de 2022, el BCE someterá el balance del Eurosistema a pruebas de resistencia climática para evaluar la exposición del Eurosistema a los riesgos relacionados con el cambio climático. Para ello utilizará la metodología de la prueba de resistencia climática del conjunto de la economía desarrollada por el BCE. Asimismo, el BCE evaluará si las agencias de calificación crediticia admitidas en el sistema de evaluación del crédito del Eurosistema han divulgado la información necesaria para entender cómo incorporan los riesgos climáticos en sus calificaciones crediticias. El BCE también considerará desarrollar criterios mínimos para la incorporación de los riesgos climáticos en sus calificaciones internas.

Sistema de activos de garantía. El BCE tendrá en cuenta los riesgos climáticos relevantes cuando revise los marcos de valoración y control de riesgos de los activos de garantía aportados por las entidades de contrapartida en las operaciones de crédito del Eurosistema. Esto asegurará que reflejen todos los riesgos relevantes, incluidos los derivados del cambio climático. Asimismo, el BCE continuará vigilando cambios estructurales en los mercados en relación con los productos sostenibles y está preparado para apoyar la innovación en materia de finanzas sostenibles en el marco de su mandato, como demuestra su decisión de aceptar como garantía bonos vinculados a criterios de sostenibilidad (véase la nota de prensa del 22 de septiembre de 2020).

Compras de activos del sector empresarial. El BCE ya ha comenzado a tener en cuenta riesgos climáticos relevantes en los procedimientos de diligencia debida de sus compras de activos del sector empresarial para sus carteras de política monetaria. De cara al futuro, el BCE adaptará el marco de asignación de compras de bonos corporativos incorporando criterios climáticos, con arreglo a su mandato. Estos incluirán el alineamiento de los emisores con, como mínimo, la legislación de la UE que implemente el Acuerdo de París a través de métricas relacionadas con el cambio climático o su compromiso con tales objetivos. Asimismo, en el primer trimestre de 2023, el BCE comenzará a divulgar información sobre el clima en relación con el programa de compras de bonos corporativos (CSPP) (que complementará la información sobre las carteras no relacionadas con la política monetaria; véase la nota de prensa del 4 de febrero de 2021).

El plan de actuación se ejecutará en paralelo al avance de las políticas e iniciativas de la UE en materia de divulgación y presentación de información sobre sostenibilidad ambiental, incluidas la Directiva sobre información corporativa en materia de sostenibilidad, el Reglamento relativo a la taxonomía y el Reglamento sobre la divulgación de información relativa a la sostenibilidad en el sector de los servicios financieros.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción