BCE: el euro digital inicia su caminar

14 de julio de 2021

El Banco Central Europeo dio luz verde ayer al proyecto para reinventar la divisa europea para el siglo XXI en pleno frenesí por criptoactivos como el bitcóin y el Ethereum y con los principales bancos centrales del mundo estudiando la adaptación de sus divisas al entorno digital.

Compartir en:

“Han pasado nueve meses desde que publicamos nuestro informe sobre un euro digital. En ese tiempo, hemos llevado a cabo un análisis más profundo, hemos solicitado aportaciones de ciudadanos y profesionales y hemos realizado algunos experimentos con resultados alentadores. Todo esto nos ha llevado a decidir dar un paso más y poner en marcha el proyecto del euro digital ”, ha explicado la presidenta del BCE, Lagarde en un comunicado. “Nuestro trabajo tiene como objetivo garantizar que en la era digital los ciudadanos y las empresas sigan teniendo acceso a la forma de dinero más segura, el dinero del banco central”.

El proyecto se compone de dos fases. En una primera, que durará dos años, se realizará una fase de investigación que tendrá como objetivo abordar cuestiones clave relacionadas con el diseño y la distribución. El BCE asegura que el futuro euro digital “debe poder satisfacer las necesidades de los europeos y, al mismo tiempo, ayudar a prevenir las actividades ilícitas y evitar cualquier impacto indeseable en la estabilidad financiera y la política monetaria. Esto no prejuzgará ninguna decisión futura sobre la posible emisión de un euro digital, que solo llegará más tarde. En cualquier caso, un euro digital complementaría el efectivo, no lo reemplazaría”.

Tras esa primera fase arrancaría un periodo de implementación, aún por determinar, que se alargaría hasta 2026, por lo que el euro digital no se lanzaría como pronto hasta entonces. Durante la primera se el Eurosistema se centrará en lograr un “diseño funcional” en función de las necesidades de los usuarios y focalizado en lograr una divisa FIAT -avalada por un banco central- “sin riesgos, accesible y eficiente”.
Panetta, presidente del Grupo de Trabajo de Alto Nivel sobre un euro digital, ha añadido que “colaboraremos con el Parlamento Europeo y otros responsables europeos de la toma de decisiones y les informaremos periódicamente sobre nuestros hallazgos. Los ciudadanos, los comerciantes y la industria de pagos también estarán involucrados ”.Durante esta primera fase, se analizarán también los posibles cambios dentro del marco legislativo europeo y que se cruzarán con la entrada en vigor de la regulación para los criptoactivos y las plataformas que operan con ellos, conocida como MICA (siglas de markets in crypto-assets). El BCE reconoce que podrían ser necesarios algunos cambios en la normativa y que serán discutidos y decididos por la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.

Otra de las vertientes que serán analizadas durante esta fase de investigación será el impacto del euro digital en el mercado. El BCE asegura que se identificarán “las opciones de diseño para garantizar la privacidad y evitar riesgos para los ciudadanos de la zona del euro, los intermediarios y la economía en general”. Además explica que también se definirá “un modelo de negocio para intermediarios supervisados dentro del ecosistema del euro digital”.

Desde septiembre de 2020 el BCE ha estado investigando las opciones del euro digital y ha probado que tanto la Liquidación de Pago Instantáneo (TIPS) TARGET del Eurosistema como alternativas como blockchain son capaces de procesar más de 40.000 transacciones por segundo. Esto le ha llevado a apuntar que es posible poner en marcha arquitecturas que combinen elementos centralizados y descentralizados.


 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias