l

LAGARDE ABRE LA MANO

Los bancos podran volver a pagar dividendos

23 de julio de 2021

El Banco Central Europeo acaba de levantar el veto al sector financiero para el reparto de dividendos. El organismo presidido pretendía decidir qué recomendación lanzar sobre la remuneración al accionista una vez pasado el verano con el fin de ganar tiempo para contar con mayor claridad sobre los efectos de la crisis del Covid-19, pero finalmente no ha querido hacer esperar más a las entidades financieras. 

Compartir en:

Aunque la limitación continuará hasta el próximo mes de septiembre, la banca ya puede empezar a hacer verdaderas promesas a los accionistas, que hasta ahora seguían condicionadas a la postura que pudiera adoptar el instituto emisor.
Pero volver a la normalidad no será igual de fácil para todas las entidades. La métrica más importante a tener en cuenta a la hora de poder distribuir o no dividendos es el capital. Lagarde y su quipo no quitarán ojo en ningún momento a los planes de cada banco. Esta vigilancia ya era una práctica habitual, pero la idea es intensificar los contactos. Los dictámenes individuales serán privados para evitar el señalamiento y su potencial impacto negativo sobre el mercado, pero está claro que no todas las entidades podrán reanudar sus planes de forma tan boyante y algunos podrían recibir 'toques de cautela'. En cualquier caso, también existen otras vías para generar valor como las recompras de acciones.
Poco después de que la pandemia del coronavirus pusiera patas arriba la economía mundial en marzo de 2020, el BCE pidió a las entidades financieras que se abstuvieran de repartir beneficios como medida de prudencia ante el impacto que esta situación pudiera tener en su capital. Tras haber prorrogado hasta en dos ocasiones este consejo, no vinculante pero acatado por la mayoría de las entidades, el regulador ya no se sentía cómodo y por ello ha decidido adelantar su dictamen. El Banco de Inglaterra ya ha dado vía libre a las entidades bajo su paraguas y lo mismo ha hecho la Reserva Federal (Fed) con la banca estadounidense.

En estos momento casi todos los bancos habian prometido a us accionistas abonar dividendos.
La presidenta de Banco Santander, por ejemplo, se ha comprometido a recuperar un dividendo de entre el 40% y el 50% del beneficio ordinario del grupo. No obstante, ha sido una de las entidades que hizo todo lo posible por entregar una parte de los beneficios bajo el marco de la última recomendación del BCE que impedía repartir más de un 15% del beneficio acumulado en 2019 y 2020 hasta septiembre de 2021. Abonó el pasado mes de mayo un dividendo de 0,0275 euros en efectivo, unos 476 millones de euros. 
BBVA, por su parte, quiere utilizar las dos vías posibles para ofrecer una palanca a sus 'fieles'. Ya cuenta con el visto bueno de la junta para realizar una recompra de acciones con el objetivo posterior de destruirlas con una reducción de hasta el 10% del capital, el equivalente a unas 667 millones de acciones, valoradas en unos 3.500 millones de euros actualmente. Además, quiere distribuir un dividendo por importe máximo del 35% del beneficio del grupo. La entidad capitaneada por Carlos Torres también desembolsó unos 393 millones de euros (0,059 euros por acción) este año respetando el veto del BCE.

CaixaBank distribuyó en mayo 216,09 millones en dividendos. Se trataba de un pago en efectivo de 0,0268 euros por acción equivalente al 15% del resultado consolidado proforma de CaixaBank y Bankia en el ejercicio 2020. Aunque no ha trascendido cuánto está valorando repartir con cargo a 2021, el presidente del banco, José Ignacio Goirigolzarri, ha dicho en alguna ocasión que los futuros dividendos los decidirán el consejo de administración basándose en las recomendaciones de Fráncfort y que, en cualquier caso, serán superiores a los que Bankia podría haber abonado si hubiera continuado en solitario. 

Por su parte, , Bankinter se convirtió en la primera entidad española en anunciar la vuelta al pago del dividendo bajo las directrices del BCE. En total, el banco 'naranja' repartió en marzo entre sus accionistas cerca de 45 millones de euros a través de un dividendo de 0,0497 euros brutos por título. Su consejera delegada, María Dolores Dancausa, tiene plena confianza en que podrá volver a distribuir beneficios, puesto que considera que no existe ninguna razón para que no sea así. La banquera ha indicado esta semana que Bankinter es un banco "solvente y de resultados previsibles". ¿Su idea? Contar con el plácet para distribuir un pay-out del 50% en metálico.

La única excepción ha sido Banco Sabadell. El banco catalán ha acatado la recomendación inicial del BCE y no ha distribuido ganancias entre sus accionistas desde la pandemia para guardar capital para afrontar la crisis. Banco Sabadell no repartió dividendo con cargo a 2020. El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu, confirmó a principios de año que la decisión de no repartir dividendos con cargo al ejercicio pasado era firme, aunque abrió la puerta a recuperar el pago de forma "prudente" en 2021 y siempre y cuando se alcancen las ratios de capital requeridas por el regulador. 










 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias