CAJAMAR reduce morosidad al 4,15% y el beneficio crece un 213,2 %

05 de agosto de 2021

Grupo Cooperativo Cajamar mantiene una estrategia prudente, en el contexto económico y social de la covid-19, y en el primer semestre del año ha destinado la mayor parte de los ingresos obtenidos por la buena evolución del negocio y los resultados de operaciones financieras (ROF) a fortalecer coberturas, provisiones y al saneamiento del activo irregular, reforzando con ello la solvencia del Grupo. 

Compartir en:

Concretamente ha destinado a reforzar coberturas de activos financieros y no financieros  454,5 millones de euros, un 86,5 % más que en el mismo periodo de 2020. Gracias a ello, la tasa de morsosidad disminuye hasta el 4,15 %, por debajo de la media sectorial, al tiempo que la tasa de cobertura de la morosidad asciende y se sitúa en el 72,3 %, anotando 16,6 puntos porcentuales más que en el mismo periodo del año anterior. Esta gestión prudente le pemite obtener unas ganancias antes de impuestos de 94,8 millones y elevar su resultado consolidado neto hasta los 57,1 millones de euros, un 213,2 % más que en el mismo periodo del año anterior.
 
El margen de intereses aumenta significativamente un 20,8 % por los ingresos generados con la financiación concedida a empresas y familias, y el ahorro de los gastos por intereses, lo que, unido al buen comportamiento de los resultados de las empresas participadas y de los ingresos por operaciones financieras,  eleva el margen bruto hasta los 943 millones de euros, un 53,6 % superior al mismo semestre del año anterior.
 
Asimismo, la ratio de eficiencia mejora como consecuencia de los resultados de operaciones financieras hasta el 29,9 % y la ratio de eficiencia sin los resultados de operaciones financieras también evoluciona positivamente y se sitúa en el 59,7 % por el comportamiento positivo del margen bruto y la reducción de un 1,6 % de los gastos de administración.
La buena evolución del negocio repercute en el incremento interanual del 6,9 % de los activos totales hasta los 56.380 millones de euros y en el crecimiento del volumen total de negocio gestionado, un 7 % más, que alcanza los 91.733 millones de euros.
 
•    Todo ello se refleja en el cumplimiento holgado de los límites exigidos por la Autoridad Bancaria Europea, con una ratio de cobertura de liquidez (LCR) del 227,8 % y una ratio de financiación estable neta (NSFR) del 133 %.
 •    Los recursos gestionados minoristas crecen un 13,8 % hasta los 43.236 millones de euros, principalmente por el aumento en un 19,3 % de los depósitos a la vista y en un 37,7 % de los fondos de inversión.
•    El crédito a la clientela sano minorista se incrementa un 7,7 % hasta los 32.981 millones de euros, con un crecimiento de 6 % de la financiación concedida al sector agroalimentario y a las empresas.
•    La ratio de eficiencia sin contar con el resultado de operaciones financieras mejora y se sitúa en el 59,7 %, por el crecimiento del margen bruto y la reducción de los gastos de administración.
•    La buena gestión de los riesgos dudosos totales, con una reducción interanual del 18 %, hace caer la tasa de morosidad en 1,2 puntos porcentuales hasta el 4,15 %, por debajo de la media sectorial, al tiempo que la tasa de cobertura de la morosidad aumenta y se sitúa en el 72,3 %, anotando 16,6 puntos porcentuales más que en el mismo periodo del año anterior.
•    El coeficiente de solvencia registra un incremento de 1,4 puntos y se sitúa en el 16 %, siendo de destacar la alta calidad de los recursos propios computables. La ratio CET 1 phased in se eleva al 13,6 %, y la fully loaded hasta el 12,9 %, cumpliendo holgadamente los requerimientos regulatorios.
•    En lo que va de año ha destinado a reforzar coberturas de activos financieros y no financieros 454,5 millones de euros, un 86,5 % más que en el mismo periodo de 2020.
•    Las ganancias antes de impuestos se elevan a 94,8 millones de euros, y tras la deducción de impuestos el resultado neto del ejercicio asciende a 57,1 millones, un 213,2 % más.
•    El Grupo, que cuenta con más de 3,5 millones de clientes, eleva a 997.000 el número de clientes digitales -un 13,9 % más que en el mismo semestre de 2020-, de los que 799.000 son usuarios de banca móvil-un 26,7 % superior-.
Los recursos gestionados minoristas crecen un 13,8 %, respecto al mismo periodo del año anterior, hasta los 43.236 millones de euros, a lo que contribuyen el aumento en un 19,3 % de los depósitos a la vista y en un 37,7 % de los fondos de inversión. El crédito a la clientela sano minorista se incrementa un 7,7 %, hasta los 32.981 millones de euros, con un crecimiento del 6 % de financiación concedida al sector agroalimentario y a las empresas respecto al mismo periodo del año anterior. 
Como agente financiero de la economía real, Grupo Cajamar pone a disposición de sus clientes todo tipo de soluciones financieras y flexibilidad de pago para aquellos que puedan llegar a tener dificultades transitorias como consecuencia de la pandemia. Así, ha concedido moratorias por importe de 1.030 millones de euros, de las que solo quedan vigentes 170 millones y de las cuales solo un 0,5 % son dudosas. Respecto a los préstamos con garantía ICO, el saldo vivo asciende a 1.906 millones de euros, de los que un 70,7 % se ha destinado a pequeñas y medianas empresas y un 8,8  % a familias. Así, los créditos con garantía pública suponen el 5,5 % del crédito minorista bruto.
 
Como resultado de la actividad comercial desarrollada, Grupo Cooperativo Cajamar mantiene la novena posición del ranking por volumen de negocio de las entidades significativas españolas y la octava por margen bruto. Además, sigue ampliando su oferta de productos y servicios de valor a sus más de 3,5 millones de clientes, y avanzando en su estrategia de digitalización, que se refleja en sus más de 997.000 clientes digitales -un 13,9 % más que el año anterior- de los que 799.000 son usuarios de banca móvil -un 26,7 % superior al mismo periodo del año anterior-. 
Todo ello gracias al buen hacer de sus 5.332 profesionales, a través de sus 908 oficinas, tras la apertura en el primer trimestre de este año de una nueva oficina en Vigo (Pontevedra), 148 agencias, 1.552 cajeros y a sus canales de banca digital, app y banca móvil.
 
Cajamar continúa saneando su balance, habiendo destinado gran parte de sus ingresos al fortalecimiento de la tasa de cobertura de la morosidad hasta el 72,3 %, 16,6 puntos porcentuales más que en el mismo semestre del año anterior, y a la tasa de cobertura del activo irregular, que se eleva hasta el 65,4 %, incluidas las quitas producidas en el proceso de adjudicación, con una mejora de 10,6 p.p. en la variación interanual. Asimismo, prosigue la gestión de los riesgos dudosos totales, que anota una reducción del 18 % respecto al mismo periodo de 2020 –327 millones de euros menos-, lo que conlleva una nueva caída en 1,2 p.p. de la tasa de morosidad, que se sitúa en el 4,15 %, por debajo la media del sector.
El volumen de los activos adjudicados netos desciende de nuevo, anotando una disminución interanual del 24,3 %, sin contabilizar todavía el acuerdo de venta de la cartera Jaguar, cuyo valor bruto contable asciende a 581 millones de euros, al tiempo que la tasa de cobertura de los activos adjudicados, incluidas las quitas producidas en el proceso de adjudicación, mejora y crece hasta el 61,7 %.

El coeficiente de solvencia registra un incremento significativo de 1,4 puntos y se sitúa en el 16 %, destacando la alta calidad de los recursos propios computables; al tiempo que la ratio CET1 phased in se sitúa en el 13,6 %, y la fully loaded en el 12,9 %, cumpliendo holgadamente los requerimientos regulatorios, y más aún después de las medidas establecidas por el BCE a raíz de la covid-19, registrando un exceso en el cumplimiento de requerimientos phased in de 1.595 millones de CET1, 1.231 millones de T1 y 1.346 millones de exceso en solvencia.
Los inversores institucionales nacionales e internacionales siguen mostrando su confianza en la positiva evolución de BCC-Grupo Cajamar. Así, en el segundo trimestre de este año realizó una emisión de deuda subordinada por un importe de 600 millones de euros, al 5,25 % y un plazo hasta noviembre de 2031, en la que la demanda superó los 1.800 millones de euros, 3,6 veces más que el importe emitido. Con esta operación, ha reforzado la estructura de capital, amplia su base inversora y su financiación, concretamente, el capital de segunda categoría, Tier 2, y sigue contruyendo los requisitos del MREL fijados por el supervisor para el 1 de enero de 2025.
 
Por otro lado, los depósitos de clientes continúan creciendo, lo que favorece una nueva mejora de la ratio Loan To Deposits (LTD), que se sitúa en el 86,6 %, inferior en 4,4 p.p. a la anotada en el mismo periodo del año anterior.








 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción