BBVA: el área inmobiliaria pierde 86,5M€

05 de agosto de 2021

La participación de BBVA en Metrovacesa sigue lastrando los resultados de su inmobiliaria Anida Operaciones Singurales. La compañía se volvió a apuntar en 2020, por segundo año consecutivo, un deterioro adicional por las acciones que posee en la promotora residencial. 

Compartir en:

La filial del banco refleja un deterioro de 86,5 millones de euros, según se recoge en las cuentas del pasado año presentadas recientemente al Registro Mercantil. El año anterior había minusvalorado esa participación en otros 46,3 millones. Debido a que Anida procedió a dotar ese deterioro de las acciones de Metrovacesa, vio lastrados sus resultados. La inmobiliaria perdió 102,1 millones, un 82,4% más que el año anterior.
A nivel de negocio, 2020 también cerró con una menor actividad, de 41,4 millones, un 32,7% inferior de forma interanual. La sociedad controlada por BBVA destaca que el beneficio generado por las ventas ascendió a 6,3 millones, frente a los 7,9 millones del ejercicio precedente.

Anida es una compañía que pertenece a BBVA y en la que agrupa diversos negocios inmobiliarios, entre los que destaca la participación en Metrovacesa, de la que dispone el 20,8% del capital. Esa promotora está controlada por Santander, que dispone del 49,3% de las acciones. Cuando ambas entidades financieras llevaron de nuevo a Bolsa a Metrovacesa en febrero de 2018, cada acción valía 16,5 euros. A final del año pasado se pagaban a 6,04 euros, perdiendo de esta forma más de un 60% de su capitalización. A precio de cierre de la sesión bursátil de ayer, el paquete de BBVA en esta cotizada vale alrededor de 220 millones.

Anida Operaciones Singulares también fue la sociedad desde la que BBVA traspasó a Divarian, controlada por Cerberus, los activos tóxicos vendidos a este fondo estadounidense en 2018. En mayo del año pasado año, según las cuentas en el Registro, Anida recoge que se hizo la última aportación de un activo por 2,99 millones. En total, suma aportaciones a la sociedad controlada por Cerberus por un total de 752 millones. La inmobiliaria de BBVA, presidida por Ángel Reglero –director financiero del banco en España–, recoge que tiene terrenos y construcciones valorados a coste por 38,3 millones (a los que aplica 12,8 millones de deterioro) y existencias por 310 millones. En su negocio está la venta y el arrendamiento de inmuebles.
Anida reconoce en sus cuentas que tiene un fondo de maniobra negativo de 248,1 millones de euros, debido principalmente a la clasificación en el pasivo corriente de las pólizas de crédito que tiene concedidas de BBVA. Pero añade que cuenta con el “apoyo financiero y operativo” para ejercer su actividad con normalidad a corto y medio plazo.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción