PAGAR YA NO ES CUESTION DE BILLETES

Adiós al efectivo: los españoles prefieren utilizar otros métodos

16 de agosto de 2021

Durante el 2020 se han modificado notablemente los hábitos de los consumidores a favor de la digitalización, un importante impulso para los métodos de pago alternativos al efectivo, que ha dejado de ser el más elegido por los españoles según la última ´Encuesta nacional sobre el uso del efectivo 2020´ del Banco de España. 

Compartir en:

Según la encuesta, más del 54% de la población prefiere pagar con tarjeta de débito, el método más utilizado. El hábito de utilizar efectivo es cada vez menor, si en el año 2014 casi el 80% de la población pagaba con billetes y monedas, en este 2020 solo lo hace un 36,6% y es previsible que siga reduciéndose. De hecho el uso de dinero no sólo decrece, sino que más del 70% de los encuestados no lleva más de cinco monedas en la cartera, lo que normalmente, no suma más de 5 euros. Tras el fin del estado de alarma el pasado 9 de mayo, nuevos métodos de pago digitales se consolidaron definitivamente por su capacidad de agilizar los procesos y reducir el riesgo de contagio. En la transición a la nueva normalidad y de la mano del cashless ha crecido la adopción de diversas formas de pago “sin contacto”:
Pagos contactless y monederos: los métodos “contactless” desde el móvil u otros dispositivos como los wearables (relojes u otros accesorios), se convirtieron en una alternativa muy popular ante el miedo al contagio. En la línea de los pagos sin contacto, ha crecido mucho el desarrollo propio, o a través de grandes proveedores, de soluciones para ofrecer la posibilidad de incluir tarjetas virtuales en los “monederos” o wallets, para permitir el pago con el móvil. Las tarjetas, viejas conocidas, son las más utilizadas.
Códigos QR: el último año las medidas de seguridad impuestas ante la Covid-19 han hecho que los códigos QR ganen fuerza y popularidad entre un amplio abanico de sectores. Uno de los sectores que adoptó rápido este método fue la restauración que, de forma generalizada, digitalizó sus cartas y menús. Pero no es el único uso de los códigos QR que se ha extendido , debido a la necesidad de realizar transacciones sin contacto actualmente también se utilizan códigos QR para procesar pagos o completar una transacción financiera.
Pagos MoTo y Pay by link: tras el fin del confinamiento, los negocios pusieron el foco en minimizar el riesgo de contagio. Según PaynoPain, el principal desafío ha sido dotar de herramientas para acercar sus productos a aquellos que no estaban digitalizados. En relación a esto, el uso de enlaces de pago enviados a través de correo electrónico, SMS o Whatsapp (pagos MoTo y pay by link), experimentó una subida del 150% durante el 2020 con respecto al año anterior, sobre todo en comercios locales, ya que permitían prescindir del efectivo y pasar por la tienda sólo a recoger el pedido, reduciendo el tiempo de presencia en el establecimiento, según indican desde la compañía.
Peer-to-peer: el porcentaje de implementación de los pagos instantáneos entre personas (peer-to-peer en inglés) alcanza el 88 % de los bancos españoles, según una encuesta del Banco de España. Esto se debe, principalmente, a que muchas entidades participan en la solución de pagos de la banca española, Bizum, que cerró 2020 con 13,6 millones de usuarios (más del doble de los que tenía a finales del ejercicio anterior), con un ritmo de crecimiento de 20.100 altas diarias, según informaron desde la misma compañía.
Biometría: de cara al futuro inmediato parece inminente la incorporación de métodos relacionados con la biometría, como la huella dactilar, el reconocimiento facial, el escáner de retina o el reconocimiento de voz. La reciente aplicación de la Directiva Europea de Servicios de Pago o PSD2, que obliga a los comercios a aplicar una autenticación reforzada del cliente (SCA) en los pagos electrónicos, es un disparador claro de esta nueva tecnología.
 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción