Bruselas oculta las posibles quitas por falta de reformas

20 de septiembre de 2021

La Comisión Europea no ha querido fijar cuánto detraerá de los fondos europeos que cada país tiene asignados del Next Generation en caso de que no consigan sacar adelante las reformas que se han comprometido a aprobar, algo que se aplica también en el caso de España, donde parece especialmente complicado que el Ejecutivo consiga aprobar las medidas prometidas.

Compartir en:

En los planes que ha remitido cada país y que ya han pasado el examen de Bruselas, los gobiernos se han comprometido a desarrollar una serie de proyectos a través de distintos hitos o fases y por cada hito que vayan logrando, la Comisión irá desembolsando dinero. Sin embargo, no ocurre lo mismo con las reformas estructurales que tiene que emprender cada país. En el caso español, por ejemplo, el Ejecutivo ha prometido que antes del 31 de diciembre de 2021 tendrá aprobada la reforma laboral y la segunda parte de la de pensiones, según figura en el Plan de Recuperación, pero se desconoce qué represalias tomará Bruselas si no lo consigue.

Por escrito quedó que, sin reformas, se interrumpiría el desembolso de fondos, pero si cualquier Gobierno consigue aprobar parte de las medidas prometidas y parte no, no está claro que decisión tomará la Comisión. Existe la posibilidad de solicitar, en ese caso, un desembolso parcial de los fondos, pero no está claro cuánto dinero menos se recibirá.

El Parlamento Europeo, no obstante, ya ha avisado de que buscará mecanismos para presionar a la Comisión con el objetivo de que no ceda y exija el cumplimiento de las reformas en su integridad antes de continuar con los desembolsos."Si de forma excepcional uno o más estados miembros consideran que hay serias desviaciones de un satisfactorio cumplimiento de los hitos y objetivos, podrá pedir al presidente del Consejo Europeo que lo aborde en la próxima reunión (...) En esas excepcionales circunstancias, se decidirá no hacer ningún desembolso hasta que el próximo Consejo Europeo discuta exhaustivamente sobre el asunto", recoge el reglamento del Next Generation.

En un plazo máximo de tres meses tendrán que tomar una decisión definitiva respecto al país en cuestión.
Si deciden que ese país no ha tomado las medidas necesarias para cumplir ese hito y, en consecuencia, no autorizan el desembolso del dinero, la Comisión puede proponer al Consejo "suspender todo o parte de los compromisos o pagos". 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda
Otros artículos de Redacción y Agencias