El BCE prepara un contraataque financiero coordinado contra Rusia

24 de febrero de 2022

El Banco Central Europeo se prepara para ejecutar las sanciones contra Rusia tras desatarse en la madrugada de este jueves la invasión sobre Ucrania, según han confirmado fuentes del supervisor con sede en Fráncfort a La Información.

Compartir en:

La autoridad monetaria ha recibido el mandato de implementar las sanciones que la Comisión y los distintos gobiernos nacionales, en coordinación con Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Japón, decidan poner en marcha para contraatacar en términos financieros en la guerra desencadenada en suelo europeo a instancias de Vladímir Putin.
Mientras espera por el paquete de medidas que está diseñándose de manera coordinada, y que incluye la congelación de los activos rusos en la Unión Europea y la prohibición del acceso de los bancos rusos al mercado financiero europeo, según ha avanzado esta mañana la presidenta de la Comisión, Von der Leyen, el BCE ha llamado a sus equipos a analizar de cerca los riesgos y las exposiciones de las entidades financieras del Viejo Continente al conflicto. Hasta ahora venía revisando el impacto teniendo en cuenta un potencial escenario de invasión, pero el conflicto ya ha cristalizado y las discusiones se han intensificado.
La banca europea ha entrado en una espiral bajista en Bolsa ante el pánico en los mercados, pues el financiero se trata de un sector muy expuesto a la incertidumbre y con capacidad para tambalearse por cualquier contingencia. Las entidades españolas copan las pérdidas del Ibex 35, con caídas del 6% para Banco Santander, Banco Sabadell y BBVA. CaixaBank y Bankinter también pierden entre un 5% y un 3%. En cualquier caso, el selectivo en su conjunto se ha teñido completamente de rojo.

La banca española corre un riesgo reducido

A pesar de que el BCE, junto a las entidades, está trabajando en determinar los riesgos de liquidez, la exposición sobre las carteras de préstamos, divisas y otras operaciones, así como la capacidad para continuar prestando su actividad en los casos más extremos, la banca española corre un riesgo reducido.

Otras fuentes financieras han asegurado que las entidades nacionales tienen un riesgo escaso debido a que la exposición está limitada a participaciones o créditos concedidos a empresas con presencia en Rusia y todo ello está provisionado correctamente. Este comportamiento bursátil responde a una extensión del miedo hacia todos los sectores, pero también porque el mercado descuenta ya una revisión global de todas las expectativas macroeconómicas, precisamente en un momento en el que parecía que la ralentización por la crisis del coronavirus empezaba a mostrar signos de recuperación y hasta el BCE había cambiado de postura sobre su política monetaria, dando señales de normalización no solo para el programa de activos sino también para los tipos de interés.
Justo en dos semanas, el consejo de gobierno del BCE celebrará una nueva reunión para abordar la política monetaria y ya tiene claro que sus previsiones tendrán que cambiar. Según las fuentes del BCE, el supervisor presidido por Christine Lagarde llevará a cabo una evaluación integral de las perspectivas económicas en el cónclave que tendrá lugar el próximo 10 de marzo, donde se incluirán todas las vertientes posibles sobre el desarrollo geopolítico.

Compartir en:

Crónica económica te recomienda