LA RECESION SERA LEVE

Torres defiende la figura de Genç

27 de septiembre de 2022

El presidente del BBVA, Carlos Torres, ha asegurado que el banco no puede tener mejor consejero delegado que el que tiene, Genç, al que ha elogiado públicamente tras los rumores de una posible salida del número dos de la entidad, que ha considerado que son una "invención".

Compartir en:

"Onur Genç es un fuera de serie como persona" y como líder de equipo, que ha conseguido que el banco obtenga unos resultados récord y un desempeño extraordinario en todos los frentes, ha explicado durante su intervención en un coloquio de la Asociación para el Progreso de la Dirección. Además, el presidente del BBVA ha querido dejar claro que no es sólo su opinión sobre Genç, sino "la visión unánime del consejo". "No podemos tener mejor consejero delegado que Onur" ha subrayado. En línea con anteriores intervenciones, Torres ha descartado que el BBVA participe en fusiones bancarias porque considera que el valor relativo de este tipo de operaciones ha caído de manera importante si el banco es capaz de captar clientes por vía digital al doble de ritmo que hace 5 años.

"Los esfuerzos de integrar una entidad no merecen la pena", ha argumentado, y menos aún cuando se trata de fusiones transfronterizas en las que, en su opinión, apenas se dan sinergias. Sin embargo, ha abogado una vez más por crecer el exterior repitiendo el modelo de Italia, donde el BBVA empezó a operar hace 10 meses con un banco digital con el que ha captado ya más de 100.000 clientes.
Por otro lado, el banquero ha repetido la idea de que el sector es clave para el funcionamiento de la economía y la concesión de crédito para mostrar su rechazo a la implantación de un nuevo impuesto, al tiempo que ha destacado la contribución de las entidades durante los últimos años, especialmente durante la pandemia. "No somos los malvados de Mary Poppins, tenemos alma", ha añadido, antes de recomendar al Gobierno que las medidas que tome sean para apoyar a los más vulnerables porque la "inflación genera desigualdad".

Por el momento, el banco no está notando un impacto de la actual coyuntura en la morosidad, pero "es previsible" que con la desaceleración económica, la situación del empleo empeore y haya algún incremento de los préstamos morosos.

Recesión leve

En paralelo, Torres, cree que habrá un crecimiento económico menor este trimestre y anticipa que España experimentará una recesión "leve", al registrar cifras negativas en el cuarto trimestre de 2022 y el primero de 2023. Así lo ha señalado en un encuentro organizado por la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) y AT Kearney, en el que ha recalcado que el país se encuentra en una situación mucho mejor que en la crisis financiera de 2008, ya que no hay problemas en el sector inmobiliario y el endeudamiento de las familias se sitúa en la media europea.
No obstante, Torres ha destacado que la economía se encuentra en un entorno "muy desafiante", el mayor de las últimas décadas por la incertidumbre que se ha venido registrando tras la pandemia y con la invasión de Ucrania, que ha provocado una fuerte subida de precios.

Respecto a la política del Banco Central Europeo (BCE) de combatir la inflación con subidas de tipos, el presidente de BBVA considera que mandar una señal es más importante que el efecto directo que tiene la subida en sí. "El banco central debe mantener el mensaje de que va a combatir la inflación con todas sus armas", ha señalado. Así, los organismos tienen que hacer lo necesario para mandar ese mensaje y evitar que se retroalimente el círculo vicioso de la subida de precios. Además, ha señalado que si bien el precio de muchas materias primas se ha relajado, no lo ha hecho el de la energía, que afecta además a las personas con rentas más reducidas, por lo que la inversión en sostenibilidad y, sobre todo, en cuestiones sociales, es necesaria en este momento.

La crisis de suministros de energía ha provocado que la inversión en eficiencia energética sea ahora "muchísimo más" rentable que hace unos meses, así como la movilidad sostenible, entre otras estrategias. Respecto a las criptomonedas, Torres ha destacado su potencial disruptivo, aunque se trata de una tecnología que necesita madurar y recomienda a los inversores destinar dinero que no necesiten y estén dispuestos a perder.

Por otra parte, se ha referido a la entrada de nuevos actores en el sector financiero, para lo que considera que BBVA está "bien posicionado" para competir, dada su inversión en innovación en los últimos años. Torres ha hecho hincapié en la importancia que tienen los bancos, "un sistema circulatorio de la economía", y ha advertido de que si se le pone freno mediante un impuesto, acabará perjudicando el crecimiento económico."Se entiende la necesidad de recaudar más, pero la mejor forma de hacerlo es crecer, y creo que el papel del sector es muy importante para poder financiar", ha señalado, recalcando que el impuesto reduce el capital disponible para prestar.
Torres ha señalado durante su intervención en el encuentro que el banco ha captado solo en el primer semestre del año 5,3 millones de clientes, de los que el 55% proviene del canal digital, frente a los dos millones de hace unos años, en los que solo el 6% provenía del canal digital.

El presidente de BBVA ha elogiado también las aplicaciones móviles de la entidad, que según ha señalado, ocupan los primeros puestos entre las más descargadas. Asimismo, ha añadido que el desarrollo tecnológico a nivel global no se ha detenido, con innovación en todos los campos que tienen una impacto disruptivo "gigante" y con gran potencial. "La coyuntura puede ser mejor o peor, pero lo cierto es que el mundo está cambiando y hay que abrazar ese cambio", ha manifestado Torres.


Goldman Sachs : el BCE subirá los tipos en 75 pb en las dos próximas citas


Según las previsiones que maneja Goldman Sachs el BCE probablemente subirá las tasas en 75 puntos básicos en las próximas dos reuniones. Es decir, seguirá la estela de Jerome Powell que con la de septiembre sumó tres subidas consecutivas de 75 puntos, lejos de los 25 puntos que venía acostumbrado los organismos encargados de la política monetaria.


Hasta la fecha los economistas de la entidad estadounidense preveían un alza más moderada, de entorno a los 50 puntos básicos. El cambio de perspectiva se debe a que según sus estimaciones la inflación en el cuarto trimestre dificultará un alza más moderada. Para incrementos más suaves habrá que esperar a febrero de 2023. Dentro de cinco meses el departamento de análisis prevé que las alzas ronden los 50 puntos básicos. ""Nuestra previsión actualizada eleva, el tipo terminal al 2,75%, llevando la política a un territorio claramente restrictivo". añaden.
Desde que en julio Lagarde pusiera fin a los tipos cero, el BCE los ha elevado en 125 puntos básicos. El problema al que se enfrentan los bancos centrales es cómo combatir la inflación en un entorno de desaceleración económica. El consenso del mercado descuenta un alza de 75 puntos básicos en la reunión en octubre y espera que la facilidad de depósito cierre el año en el 2%.

Mientras el mercado pone en precio el endurecimiento de la política monetaria, algunos de los miembros del BCE aprovechan los temas de actualidad para hacer públicas sus opiniones. En un escenario en el que la rebaja de impuestos centra la agenda económica de los gobiernos, el economista jefe de la institución europea, Philip Lane, ha afirmado que la manera más adecuada para ayudar a los grupos más vulnerables en un escenario de subida de los precios pasa por la subida de los impuestos a los ricos. ""Puede tratarse de impuestos más altos para los que ganan más o para industrias y empresas que son muy rentables a pesar del choque energético", ha señalado. El economista, cuya institución ha pedido en repetidas ocasiones de una mayor coordinación de los agentes fiscales para ayudar a controlar la inflación récord de la zona del euro. de la zona del euro, dijo que sería preferible subir los impuestos a gastar por encima del presupuesto.

La banca hace negocio con el BCE

La rentabilidad que va a obtener la banca de la zona euro del exceso de liquidez aparcada en el BCE va a generar un aumento de ingresos en el cuarto trimestre de 8.000 millones de euros, del que se van a beneficiar en especial los bancos españoles e italianos y que va a provocar además un ajuste al alza de las estimaciones de beneficios para ese trimestre cercano al 50% para Unicaja y Bankinter y del 30% para CaixaBank.


Son los cálculos que maneja la firma de inversión Jefferies, que apunta a que los ingresos extra que va a cobrar la banca con el tipo de la facilidad de depósito al 0,75% no están recogidos aún en las estimaciones del consenso de mercado, lo que apunta a una notable revisión al alza en las previsiones para el cuarto trimestre.
Sus cálculos se ciñen a la facilidad de depósito actual, en el 0,75%, pero esos ingresos podrían ser mucho mayores si se cumple la estimación del mercado por la que el BCE podría elevar la tasa de depósito al 3% a mediados de 2023. Así, Jefferies estima que los bancos de la zona euro van a ingresar en su margen de intermediación del cuarto trimestre 8.000 millones de euros más respecto al segundo trimestre de este año, cuando el BCE aún no había subido los tipos. Fue en julio cuando decidió un primer incremento de 50 puntos básicos, que dejó la facilidad de depósito en cero, y en septiembre cuando elevó tipos en 75 puntos básicos, hasta el 0,75% de la tasa de depósito.

Los bancos de la zona euro cuentan en la actualidad con un exceso de liquidez, el sobrante sobre la cuantía con la que garantizar las necesidades de efectivo de sus clientes, de 4,6 billones de euros, de los que 4,3 billones están aparcados en la facilidad de depósito. Buena parte de ese exceso de liquidez se debe a las líneas de financiación TLTRO III concedidas por el BCE con el estallido de la pandemia para garantizar el flujo de crédito y de las que la banca aún tiene pendiente por devolver 2,1 billones de euros.

El impacto positivo en ingresos por esa remuneración del dinero aparcado en el BCE va a provocar, según Jefferies, un incremento de media del 3% en el consenso de mercado para los ingresos de la banca de la zona euro en el cuarto trimestre y del 15% en el beneficio neto. Los bancos más sensibles al alza de la facilidad de depósito son los españoles Unicaja, Bankinter y CaixaBank, junto a ABN Amro, Unicredit y BNP Paribas. Para Unicaja y Bankinter estima de hecho un potencial de mejora en la estimación de beneficio neto del cuatro trimestre del 48% y 47%, respectivamente, y del 29% para CaixaBank. La revisión al alza en la estimación de consenso para los ingresos en ese trimestre sería del 12% en Bankinter, del 10% en Unicaja y del 7% en CaixaBank. Según Jefferies, el beneficio de la nueva remuneración en la tasa de depósito está aún pendiente de quedar recogida en las previsiones del mercado.

Existe sin embargo un riesgo para esta nueva fuente de ingresos, y es que el BCE decida una suerte de tiering inverso, por el que no remuneraría la totalidad de la liquidez aparcada en la facilidad de depósito sino solo parte, una decisión que ya adoptó la semana pasada el Banco Nacional de Suiza. Jefferies cree que es la opción más probable, con la que el BCE evitaría una remuneración creciente difícilmente asumible.

CaixaBank: alcanza el 75,6 % en su recompra de acciones

 

CaixaBank adquirió la semana pasada 17,8 millones de acciones propias por un importe total de 63,28 millones de euros, en el marco de la recompra de títulos que está llevando a cabo, según ha notificado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El banco ha recomprado ya 429,19 millones de acciones por un importe agregado de 1.361 millones de euros desde que arrancó el programa el pasado 17 de mayo. Ello supone haber alcanzado el 75,6% del importe máximo autorizado para la recompra, que asciende a 1.800 millones de euros. CaixaBank ha comunicado que el precio medio ponderado al que recompró acciones entre el 19 y el 23 de septiembre fue de 3,54 euros, mientras que desde el inicio del programa el precio medio al que se han adquirido es de 3,17 euros. Las acciones de la entidad cotizaban a las 10.00 horas de este martes a un precio de 3,44 euros.
El programa de recompra de acciones no excederá del 10% del capital social del banco, su duración máxima será de 12 meses y el gestor elegido para ejecutar las compras ha sido Morgan Stanley Europe SE.

Las adquisiciones se están efectuando en el Sistema de Interconexión Bursátil Español-Mercado Continuo, así como en DXE Europe, Turquoise Europe y Aquis Exchange. Esta recompra se incluye dentro de la remuneración prevista en el Plan Estratégico que la entidad ha diseñado para el periodo 2022-2024, presentado el pasado 17 de mayo. En concreto, CaixaBank contempla generar alrededor de 9.000 millones de capital, que prevé repartir entre los accionistas hasta 2024 a través de dividendos en efectivo y programas de recompra.

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda