Hernández de Cos: hay que evitar la indexación de las pensiones con el IPC

26 de abril de 2022

Los criptoactivos no son un riesgo sistémico pese a su meteórico crecimiento de los últimos años, pero su creciente aceptación entre la población y los peligros que entrañan para la estabilidad financiera hacen urgente una regulación a nivel internacional y, sobre todo, a nivel de Europa, región en la que la operativa con criptodivisas es especialmente intensa.

Compartir en:

Estas son las conclusiones del informe que hoy publica el Banco de España sobre criptoactivos, en el que hace un detallado análisis sobre su uso, riesgos y actuales iniciativas regulatorias. Y el banco avisa de que “las encuestas disponibles sobre tenencia de criptoactivos confirman que su adopción entre la población española no es desdeñable”. Así, el Índice de Adopción de Criptoactivos de Finder, que realiza una encuesta periódica en 27 países, estima en un 12% el porcentaje de adultos que poseen criptoactivos en España, según recoge el informe del supervisor español. El porcentaje es superior en los hombres, del 13%, que en las mujeres, del 10%, y especialmente notable entre los jóvenes de 18 y 24 años.

De hecho, España es una de las economías de Europa más activa en la negociación de criptomonedas, con alrededor de 60.000 millones de euros, aunque en una proporción en línea con el peso de su PIB en la región. En concreto, España es la quinta, por detrás de Reino Unido, Francia, Alemania y Países Bajos, y por delante de Suiza e Italia. El Informe del Banco de España añade que Europa fue en 2021 la región con mayor volumen de transacciones, por cerca de 845 millones de euros, el equivalente al 0,9% de los activos financieros totales. Esta cifra representa el 25% del total global, por delante de Norteamérica, con el 18%, que es también su principal contraparte en las transacciones de criptoactivos, explica el informe.

El auge de los criptoactivos en Europa es notable, según destaca el informe. De acuerdo con los datos de Chainalysis, el volumen de transacciones con criptoactivos durante el primer semestre de 2021 (último dato disponible) supuso más de diez veces el importe negociado durante el mismo periodo de 2020, un incremento de negociación en el que los inversores institucionales habrían ganado protagonismo, pero sin que exista evidencias de una involucración significativa de las entidades bancarias, ni españolas ni a nivel global. “A lo largo del tiempo se observa una mayor importancia relativa de las transacciones de mayor tamaño (de más de 10 millones de dólares estadounidenses), lo que sugiere que los inversores institucionales habrían ganado importancia relativa en las operaciones con estas monedas”, explica el informe.

Los riesgos

El análisis del Banco de España arroja también un dato aproximado de cuál es el uso fraudulento de los criptoactivos en nuestro país. Las operaciones con fines ilícitos, como el blanqueo de dinero, representarían aproximadamente el 1% del total entre julio de 2020 y junio de 2021, un porcentaje que se corresponde con aquellas en las que ha habido un proceso de investigación. Las estafas (57,6% del total) y los robos de fondos (31,8%) concentrarían la mayor parte de las operaciones ilícitas identificadas en Europa.
El riesgo de fraude en los criptoactivos es uno de los que apunta el Banco de España en su informe, en el que recuerda además el riesgo de crédito y de liquidez de un activo especialmente volátil. Si bien puntualiza que “los riesgos asumidos por los tenedores individuales de criptoactivos, si bien pueden ser muy elevados, no necesariamente representan un riesgo sistémico”. Y añade que “para ello, sería necesario que estos mercados tuvieran un volumen o número de interconexiones críticos, que pudiera, en caso de dificultades, desestabilizar el sistema financiero”.

El Banco de España señala que los principales criptoactivos han multiplicado por 13,4 su valor de mercado desde el inicio de 2020 hasta su máximo en noviembre de 2021, y por 7,8 hasta los últimos datos de febrero de 2022, lo que apunta a “la importancia sistémica creciente”. El conjunto del mercado de criptoactivos alcanzó su mayor capitalización en 2021 (2,8 billones de dólares, aproximadamente un 1% de los activos financieros globales).
La institución señala las iniciativas regulatorias en marcha para la supervisión de los criptoactivos, un terreno sobre el que poner orden para evitar la desprotección de los particulares y proteger la estabilidad financiera. Insiste en que el Banco de España "no tiene en la actualidad la capacidad de regular, autorizar o supervisar el funcionamiento de los mercados de criptoactivos o sus participantes".

El Banco de España es sólo responsable de operar el registro de proveedores de servicios de cambio de moneda virtual por moneda fiduciaria y de custodia de monederos electrónicos, pero no posee competencias regulatorias o supervisoras sobre los mercados de criptoactivos. Y ante esta falta de competencias para ir más allá, insiste en la necesidad de regular con urgencia los criptoactivos, a la vista de su aceptación entre la población. "Dada la dimensión global de estas actividades, parece urgente el desarrollo de iniciativas a nivel internacional, y, en particular, europeo, que permitan establecer reglas homogéneas, evitando el arbitraje regulatorio entre jurisdicciones, así como corregir las deficiencias en la información disponible sobre este mercado, que son relevantes y deben subsanarse con rapidez", afirma el Banco de España en su informe

 

Compartir en:

Crónica económica te recomienda